Mendoza - Macri Macri
domingo 25 de marzo de 2018

Macri: "El BID aportó el año pasado al país U$S2.300 millones"

El Presidente llegó para inaugurar la 59ª Asamblea Anual del BID en el auditorio Ángel Bustelo. Resaltó que el camino del crecimiento "es la inversión". Luego conoció una pastelería de Godoy Cruz

Breve y fugaz. Así como han sido sus últimas visitas a la provincia, fue la presencia de ayer del presidente Mauricio Macri, esta vez en el inicio de la Asamblea Anual del Banco Interamericano de Desarrollo. En su sucinto discurso, elogió los "inigualables" vinos mendocinos y recalcó que el camino del crecimiento "viene impulsado por la inversión". Resaltó que el año pasado el BID aportó U$S2.300 millones.

Después, como ya es un clásico, se salió de lo previsto por su agenda para visitar al dueño de la chocolatería Bianco&Nero, Roberto Agüero, en su fábrica de Godoy Cruz . Si bien los organizadores mendocinos juraron y perjuraron que no sabían de esto, está claro que algún equipo de Presidencia sí hizo una "aproximación" previa a la pastelería de Godoy Cruz, porque no sólo dista bastante del Centro Cívico de Ciudad, sino que hasta pasa desapercibida para muchos lugareños.

Haciendo de anfitrión, el gobernador Alfredo Cornejo dio la bienvenida a la 59ª Asamblea Anual del BID que hace 22 años no se hacía en el país y que "por primera vez se realiza en el interior y no en Buenos Aires", rescató el mandatario, y como sacando pecho resaltó que "los 7.000 inscriptos hablan de que fue bien elegida la sede", aludiendo a Mendoza, a la que ya catalogó, de "tierra de oportunidades".

Tras haber aterrizado en el helicóptero presidencial en Casa de Gobierno, Macri llegó al auditorio Ángel Bustelo –sin su esposa, Juliana Awada, como se había dicho– y antes de comenzar su discurso convocó a los presentes a recordar lo que sucedió un 24 de marzo de 1976. "Un día como hoy hace 42 años vivíamos el comienzo de la última dictadura militar. Es un día para unirnos. Nunca más a la violación de los derechos humanos, a la violencia y al terrorismo de Estado", dijo elevando la voz y consiguiendo un aplauso cerrado.

A sabiendas de que no sólo hablaría ante los gobernadores del BID (que en su mayoría son ministros de Hacienda de los países que lo integran) sino también ante posibles inversores, el Presidente insistió una y otra vez en las bondades de la inversión. "Que agranda nuestra capacidad para producir. De los 15 sectores productivos medidos por el INDEC, 13 están en expansión, liderados por la construcción, que crece por el crédito hipotecario y la obra pública", dijo como introducción.

Luego, como si fuese una devolución de gentilezas, resaltó el crecimiento exponencial del aporte que hace el BID al país. "Está claro que una manera de seguir favoreciendo la inversión es con mejor infraestructura y también sabemos que no hay un crecimiento económico posible sin un verdadero desarrollo social y en ambos sentidos el BID ocupa un rol fundamental. Pasamos de U$S750 millones aprobados en el 2015 para distintos proyectos a U$S2.300 millones el año pasado, muchas gracias al equipo del BID", dijo con su sonrisa más espléndida hacia Luis Alberto Moreno, presidente del BID.
Como ejemplo de que estudió bien el discurso, eligió como modelo del apoyo del BID a la obra del recientemente inaugurado túnel de Cacheuta-Potrerillos.

A menos de una hora de haber llegado, Macri dejó el auditorio y mientras personal de Protocolo decía que iba a la Cuarta Brigada Aérea para volver a Buenos Aires, él se iba a la pastelería de Godoy Cruz. Desde allí finalmente partió.

Fuente:

Más Leídas