Mendoza Mendoza
martes 26 de diciembre de 2017

Los espejos de agua le dieron frescura al festejo de Navidad

Muchos eligieron estos lugares y llegaron desde sus casas con canastos repletos de comida y sombrillas

Todo el día por delante para continuar festejando, ninguna nube en el cielo y una brisa fresca menguando el calor de los rayos picantes del sol fueron motivos más que suficientes para que cientos de familias mendocinas se trasladaran hacia algunos de los espejos de agua más cercanos a disfrutar del feriado navideño.

La playita de Luján, que durante el domingo tuvo un horario restringido de visitas, ayer funcionó en sus horarios habituales de 9 a 21. El complejo ubicado en el distrito Las Compuertas, al costado de la ruta 82, se transformó desde las primeras horas de la mañana en uno de los sitios turísticos más concurridos.

Hasta ahí fueron llegando con sus sombrillas, mallas y bikinis, familias enteras: hijos, nietos, sobrinos, primos, abuelos y padres. También decenas de grupos de amigos que a falta de una pileta y con muchos deseos de refrescarse eligieron el concurrido predio veraniego.

Celeste Ibañez (17), María Lizalde (21), Milagros Fanello (18), Aarón Fachamé (18) y Sabrina Arabel (17), todos oriundos de Godoy Cruz, contaron haber sido de los primeros en llegar y continuaron de picnic hasta pasadas las 18 de ayer. "Trajimos de todo para tomar y comer, y mucho protector solar porque la última vez que vinimos nos terminamos despellejando", dijeron en coro.

Cerca de este grupo de jóvenes los primos Dylan (5), Santiago (6) y Kelly (5) Díaz, bajo la sombra de una carpa improvisada por sus padres, se divertían con los juguetes que Papá Noel les había dejado en el arbolito. Un kit de balde con pala, rastrillo y moldes, sumado a varios personajes articulados de la película Star Wars mantuvo fascinados a los pequeños por varias horas, mientras el resto de la familia tomaba mate y saboreaba sánguches de jamón y queso que habían sobrado de Nochebuena.

María Yañez (21) de Las Heras, estaba junto a su abuela Silvia Zárate (65) y dos visitas provenientes de Ushuaia, su primo Javier Uribe (28) que viajó desde el sur con su hijo Noah, de 3 años. "La primera vez que vengo a Mendoza y la verdad es que estoy fascinado, no me quiero ir y eso a pesar de que me dijeron que me traían a una playa y me encontré con un río", dijo Uribe, entre risas.

Más sitios
El dique Potrerillos fue otro de los destinos con agua elegidos para pasar la Navidad. Menos concurrido que la popular playita, reunió, sin embargo, infinidad de personas. Algunos de los que se acercaron hasta ese lugar aprovecharon para practicar kayak; otros, para pescar y la mayoría para chapotear en el agua.

Al atardecer en el camino hacia Uspallata podían observarse decenas de vehículos estacionados al costado de la ruta con sus ocupantes sentados a la sombra, sobre piedras como bancos, charlando, observando las montañas y el horizonte.

El embalse El Carrizal concentró a quienes eligieron hacer campamento durante todo el fin de semana largo. La música a todo volumen y las piletas de los clubes se llenaron de gente, anticipando una temporada de numerosas visitas.

Imprudencia
El dique Cipolletti señalizado como un lugar no apto para bañarse también se colmó de gente que pasó por alto las recomendaciones del Ministerio de Seguridad para evitar accidentes y ahogados que lamentar. Familias enteras se ubicaron cerca de las compuertas a pasar la tarde, inconscientes del peligro.

Fuente:

Más Leídas