Mendoza - DGE DGE
lunes 12 de febrero de 2018

"Lo que no pasa en el aula no pasa en la educación"

Lo dijo el subsecretario de Educación, Gustavo Capone, para quien lo peor es no querer mostrar los datos del sector.

"No es a través de discursos vanos, demagógicos e ideologizados como vamos a lograr el acercamiento y la proximidad al sistema docente, sino a partir de acciones claras y concretas".

Así lo sintetizó el subsecretario de Educación de Mendoza, Gustavo Capone, en la jornada de apertura del ciclo lectivo 2018 que se realizó en la Nave Cultural.

Además de los lineamientos de las políticas educativas por parte del gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo y el director general de Escuelas, Jaime Correas, el acto incluyó la presentación de informes e investigaciones, a partir de los datos que arrojaron los operativos de evaluación de la calidad educativa.

El eje
El subsecretario de Educación, Gustavo Capone, comentó: "El eje de la jornada fue a partir de una premisa: lo que no pasa en las aulas no pasa en la educación".

"Este es un concepto muy fuerte que el gobernador lanzó hace dos años y que hoy estamos trabajando fuertemente".

En tanto, la secretaria de Evaluación Educativa del Ministerio de Educación de la Nación, Elena Duro, con amplia trayectoria por haber ocupado funciones relevantes en Unicef por más de 15 años, reflexionó sobre otra de las premisas que la Dirección General de Escuelas viene trabajando arduamente: la importancia de la evaluación para tener un dato.

Mostrar todo
"Cuando no se quiere tener datos en materia educativa es porque en realidad esos datos no se quieren mostrar", señaló Capone.

También se refirió al metodólogo Javier Bassi "quien vino a mostrarnos cómo a partir de una investigación muy seria, que integra varios niveles e institutos formadores, se pueden establecer premisas, datos y evaluaciones, que claramente tienen que servir para la mejora y la obtención de resultados más fructíferos".

En toda la jornada estuvo presente el rol significativo que tiene la formación de los educadores, como así también el rol de la educación superior, el papel de los institutos y "la necesidad de generar cambios para no sólo acomodarlos, sino para incorporarles estándares de mayor calidad".

"Los diagnósticos y las evaluaciones son imprescindibles para ello", completó el subsecretario.

"La evaluación es para acompañar los cambios"
La secretaria de Evaluación Educativa de la Nación, Elena Duro, dijo ante los docentes de Mendoza: "No se evalúa por evaluar. La evaluación es una política integral, no es una parte aislada del proceso educativo, sino una herramienta para acompañar los procesos de cambios pensando en los chicos".

La funcionaria mencionó los desafíos pendientes en el campo de evaluación y de la política evaluativa en general, y reflexionó acerca de "cómo podemos utilizar la evidencia de una manera provechosa para que impacte en las áreas".

Remarcó asimismo: "No sólo el ítem aula ha sido una apuesta fuerte de parte del Gobierno de Mendoza, también hay otra iniciativa importante, que es una evaluación diagnóstica a los ingresantes a todas las carreras".

En este sentido, añadió: "Esto lo hacen la mayorías de los países del mundo. Era una deuda en Argentina y Mendoza es puntera en tomar esta evaluación con el propósito de acompañarlos en este proceso formativo y brindarles las herramientas".

"Además hay que mirar más en detalle cómo está estructurado el sistema de formación docente, que es algo en lo que viene trabajando hace mucho Mendoza, con la necesidad de revisar en forma conjunta cuál es la mejor y cómo fortalecer los institutos de formación".

Un sondeo hecho en 42 escuelas
La DGE presentó una investigación realizada en 42 escuelas de toda Mendoza, que incluyó a todos los departamentos. Participaron 19 institutos de formación docente.

Javier Bassi, a cargo de la investigación dijo: "La idea era poder ver qué factores se podían detectar en las escuelas que habían puntuado alto o bajo en el operativo Aprender 2016. Para eso se hicieron pares de escuelas que tenían contextos similares, pero que habían puntuado diferente: o alto o bajo. Eso quiere decir que de un contexto muy parecido hay algo que la escuela está haciendo que aporta a ese resultado", explicó.

Para este informe se hicieron grupos de discusión, encuestas y observaciones.

Lo que salió fueron varios factores: uno es el trabajo por proyectos, que muestra que el aprendizaje es más significativo y más productivo para los estudiantes cuando está contextualizado, orientado a un trabajo común.

Otro factor que apareció es el edilicio. Las escuelas que puntuaron alto se caracterizan de forma más positiva que las que puntuaron bajo.

Un tercer factor es el reconocimiento que hacen las escuelas donde puntuaron bajo. Esas escuelas son como una isla de contextos desfavorables.

Y otro factor es quiénes son los responsables. Y la responsabilidad de docentes y padres apareció minoritariamente en las encuestas. Sólo en una encuesta hubo un discurso autocrítico por parte de los docentes.
Fuente:

Más Leídas