Mendoza Mendoza
viernes 02 de febrero de 2018

Le harán el ADN también al hombre dice ser el padre de la nena abandonada

Un individuo apareció en la fiscalía y se identificó como el papá de la niña dejada en la calle en pleno centro de Mendoza.

El caso de la recién nacida abandonada en plena calle en las cercanías del Hospital Central sigue dando sorpresas. A la inesperada aparición de la madre, quien finalmente se presentó por voluntad propia y quedó detenida, se sumó la aparición de un hombre que afirma ser el padre de la criatura. A diferencia de la mujer, el individuo no quedó preso porque no hay evidencia de que haya participado en la acción de abandono de la menor o que hubiera alentado esa situación.

Maira Daiana, quien ante la fiscalía dijo ser la mamá de la recién nacida y cuyo apellido se mantiene en reserva, fue imputada por la fiscal Virginia Rumbo por el delito de abandono de persona agravado por el vínculo filiatorio y continuará presa por ahora.

La fiscal le acusó bajo el artículo 106 del Código Penal que indica: "El que pusiere en peligro la vida o la salud de otro, sea colocándolo en situación de desamparo, sea abandonando a su suerte a una persona incapaz de valerse y a la que deba mantener o cuidar o a la que el mismo autor haya incapacitado, será reprimido con prisión de 2 a 6 años".

La figura de abandono de persona en este caso va acompaña del agravante que señala específicamente en el artículo 107: "El máximum y el mínimum de las penas establecidas en el artículo precedente serán aumentados en un tercio cuando el delito fuera cometido por los padres contra sus hijos y por éstos contra aquéllos o por el cónyuge".

Con lo cual a la pena base de la figura de 2 a 6 años de cárcel hay que aumentar un tercio al mínimo y la misma proporción al máximo.

Así, la madre de la recién nacida abandonada enfrenta una acusación con una pena posible en caso de condena que va de los 2 años y 8 meses de mínima a 8 años de cárcel como máximo.

Por eso la fiscal no le concedió la libertad, para lo cual hace falta que la mujer cumpla ciertos requisitos.

Algunos son tan mínimos como fijar un domicilio legal y estable que no ha trascendido si tiene, como también garantizar que se va a someter al proceso judicial a medida que avanza, que no se va a fugar, que no va a entorpecer la investigación y que la fiscal concluya que no hay peligro de que la detenida desaparezca una vez en libertad advertida de que la posible pena a recibir, lo que podría dejarla con una sentencia de cumplimiento efectivo en la penitenciaria.

Más allá de este tema técnico, el Ministerio Público informó que "la madre quedará por ahora aprehendida hasta que se termine de determinar sus antecedentes y demás cuestiones procesales".

En cuanto al hombre que se identificó como el progenitor, se informó que "se le tomará declaración testimonial y en relación a si es o no el padre se tramitará luego ante el juzgado de familia que corresponda".

Un estudio fundamental para determinar si la recién nacida es hija de ambos será el análisis de ADN.

Cuando estén esos resultados, que ya se ordenaron para la mamá de la beba, recién entonces la fiscalía podrá dar los pasos siguientes.

Luego, a partir de lo que declare la mujer para defenderse, se tomarán otras medidas.

Si para el caso ella involucrara al padre de la niña, señalándolo de ser partícipe del abandono, sin duda el hombre tarde o temprano sería imputado en la causa.

¿Adopción o restitución?
La aparición de los supuestos progenitores de la recién nacida ponen ante un desafío al sistema judicial.

La madre al menos estaría arrepentida y querría recuperarla. Todo el peso de decidir la devolución o no de la beba a la mujer quedará en manos del juez de familia que entienda en el caso.

Es que la discusión sobre la responsabilidad penal y la parental se discutirán en tribunales diferentes.

Si es condenada o no por su accionar lo evaluará la Justicia penal, mientras que si le devuelven la beba finalmente deciden buscarle una nuevo hogar será facultar de la Justicia de familia.

La restitución de la menor se definirá a partir de lo que ordena el Código Civil de la Nación.

El artículo 700 del CCN dice: "Cualquiera de los progenitores queda privado de la responsabilidad parental por el abandono del hijo, dejándolo en un total estado de desprotección, aun cuando quede bajo el cuidado del otro progenitor o la guarda de un tercero; o por poner en peligro la seguridad, la salud física o psíquica del hijo".

También prevé que se pierde esa responsabilidad parental cuando se comenten determinados delitos graves y cuando se declara el estado de adoptabilidad del menor.

Sin embargo, el artículo 701 prevé la devolución del menor abandonado y dice: "La privación de la responsabilidad parental puede ser dejada sin efecto por el juez si los progenitores, o uno de ellos, demuestra que la restitución se justifica en beneficio e interés del hijo".

Para la normativa argentina respecto de los menores, antes de lo que quieran los padres, lo prioritario es el interés superior del niño, por lo que toda decisión se toma en ese sentido. El juez que esté a cargo será quien tenga la última palabra sobre restituir a la beba o darla en adopción.
Fuente:

Más Leídas