Mendoza - Campo Papa Campo Papa
jueves 05 de julio de 2018

La solidaridad es la esperanza de quienes más sufren el frío en Godoy Cruz

Las temperaturas bajo cero calan los huesos de los que viven en el piedemonte del Oeste de Godoy Cruz. Grupo América junta donaciones para ayudar a las familias de los jardines maternales Jarillitas, Puentecitos y Arco Iris.

En días como estos, donde las temperaturas son bajo cero, el frío acecha en el piedemonte mendocino donde se encuentran los barrios más precarios del Oeste de Godoy Cruz. La situación económica del país no ayuda, los recursos no alcanzan y el sustento de las familias se ven deteriorados notablemente.

Las raciones de comida que entregan los jardines Jarillitas, Puentecitos y Arco Iris se convierten en el único plato caliente del día que van comer cientos de niños. "Los chicos tienen desayuno o merienda, según el turno, y una colación. Además reciben el almuerzo, que en la mayoría de los casos es "la comida" del día, lo cual es realmente preocupante", relata Adriana, directora de uno de los jardines.

La Fundación COLOBA trabaja hace 35 años con las comunidades del Oeste de Godoy Cruz. Cuenta con jardines maternales de 45 días a 5 años y, de 6 a 20 años aproximadamente, con distintas actividades: cens, aulas satélites, capacitaciones en oficios y actividades artísticas, culturales, deportivas y recreativas, en las que se termina incluyendo a toda la familia.

"Somos el puente entre la necesidad y la oportunidad. Estratégicamente hemos reconstruido el tejido social para que el que se caiga del puente vuelva a subir. Es muy poético y bastante utópico pero no irreal", asegura a Diario UNO la presidenta de la Fundación, Liliana Sevilla.

19225244_1466559556720654_6738515439988375720_n.jpg

"En los tres lugares trabajamos con ollas populares y con la gente, nunca para la gente. O sea, aprendemos ese diálogo intercambiando herramientas mutuamente. Hacemos que la comunidad pueda empoderarse de muchas acciones de solidaridad, de amor, de organización, de buenos tratos, de respeto, de cooperación y de dialogo", cuenta Liliana sobre cómo se gestionan en la Fundación.

Adriana Reales es docente y licenciada en educación ambiental, hace 23 años que trabaja en la fundación y es Directora del jardín maternal Puentecitos del Barrio Los Cerros, en Villa del Parque. "Con el puntaje que tengo podría estar en otro espacio pero lo he tomado como una elección de vida, por vocación. Estoy convencida de que hay oportunidades para todos y que si damos oportunidades, ayudamos y somos solidarios las cosas pueden cambiar", confiesa Adriana orgullosa de su decisión.

puentecitos

"Siempre tratamos de que las familias vean un rayito de luz. Ayudando a los chicos a salir de las drogas, en estos momentos fríos a tener un plato caliente y cuando hace calor, a poder estar en lugares más higiénicos por las enfermedades respiratorias o de la piel por la cantidad de basura que hay. Muchos han vuelto a salir a revisar la basura para vivir. Intentamos garantizarles la salud, la comida y la educación", expresa la docente ante la desesperada situación en la que viven.

"Tengo muy buena resiliencia para pasar momentos difíciles, la verdad que he pasado por varios momentos complicados acá acompañando a la gente. Hace varios años, un bebé muy pequeñito estuvo enfermito con neumonía, le dieron el alta y a los días vino la madre a buscarme porque no despertaba. Desgraciadamente había fallecido por causa del frío que pasó durante la noche", relata Adriana angustiada por la terrible situación que le tocó vivir. Y agrega: "Uno de los secretos para seguir adelante es el amor que uno recibe después, de los chicos y de la comunidad".

WhatsApp Image 2018-07-05 at 16.34.38.jpg

A unos kilómetros de distancia, la realidad no es nada diferente. "En este último tiempo hemos visto que los chicos vienen con mucho apetito, y que la comida que comen acá es la comida del día. A la noche cenan un té con un bollito de pan, y se acuestan a dormir esperando que amanezca para ir al jardín a desayunar", cuenta Monserrat Cruz, directora del jardín maternal Jarillitas, donde asisten personas de cinco barrios urbano marginales, Bernardo Rasquin, Bolougne Sur Mer, 4 de julio y Los Barrancos 1 y 2.

WhatsApp Image 2018-07-05 at 17.38.47.jpg

"No tenemos chicos desnutridos pero si niños mal alimentados, donde la alimentación principal tiene que ver con los hidratos de carbono como los fideos, el arroz y el pan, aquello que te calma el hambre pero no te nutre", denuncia Monserrat.

WhatsApp Image 2018-07-05 at 17.38.25.jpg

"Cuando recibimos donaciones lo que hacemos es avisar a todas la familias, colocamos mesones e invitamos a la familia a llevarse lo que necesiten, siempre con el compromiso de no me llevo por llevar y trato de ser solidario con mi vecino. Por suerte la gente se lo ha tomado de esa manera", expresa sobre el comportamiento de la comunidad.

"Más allá de toda esta campaña con la que nos están ayudando, la idea es poder visualizar esta otra realidad que sucede. La gente lava la ropa o se le moja por las lluvias y no se les seca. Por eso es muy importante que tengan frazadas, ropa de abrigo, medias y calzados", concluyó la directora.

En Grupo América se están recibiendo donaciones de frazadas, ropa de abrigo (camperas, buzos, guantes, bufandas, gorros, etc.), medias, cancanes y calzados, para llevar a esta comunidades del Oeste de Godoy Cruz, a través de la Fundación COLOBA. Las mismas pueden ser llevadas de 9 a 17 a Diario UNO (Pedro Molina 345, Ciudad de Mendoza) o a Grupo América (Manuel A. Saez 2421, Las Heras).

El tercer jardín maternal que será beneficiado con la colecta es el Centro Arco Iris, ubicado en el Campo Papa. Su director Mariano Ocaña se encuentra incomunicado temporalmente, debido a que le robaron su celular por cuarta vez.

reinauguracion-jardin-arco-iris.jpg

El frío, la inseguridad y la falta de recursos básicos como la comida, la salud y la educación, son parte de la dura realidad que atraviesa día a día a los barrios más vulnerables del Oeste de Godoy Cruz.

Fuente:

Más Leídas