Mendoza - Malargüe Malargüe
jueves 25 de enero de 2018

Investigarán si llegó al agua el veneno que usaron para matar a los cóndores

Especialistas de la Policía Federal realizarán una inspección en la zona en la que encontraron los animales muertos. Imputaron al único detenido y sigue la búsqueda del prófugo.

Un grupo de expertos de la División Delitos contra el Ambiente de la Policía Federal realizará una reinspección de la zona en la que fueron encontrados muertos los 34 cóndores en la zona de Los Molles, en Malargüe, al Sur de Mendoza. Buscarán si hay más animales fallecidos y analizarán si la sustancia con la que habrían sido envenenados podría haber alcanzado algún curso de agua y llegar al ser humano.

Para realizar la inspección, dado el difícil acceso y la exigencia física que demanda llegar hasta el lugar, el equipo integrado entre otros especialistas por biólogos y veterinarios, se movilizará en parte en un helicóptero y el resto irá a caballo. Asistirán también oficiales de la división de la Policía Rural.

La Justicia les notificó del procedimiento a los arrendatarios del campo cuyo propietario es un grupo de inversionistas malayos.

Fuentes de la investigación confirmaron que primero se realizará una inspección aérea para corroborar que no haya más animales muertos, por ejemplo, otros cóndores que puedan haber volado un poco más lejos, y luego se hará la revisión en el lugar concreto. Para tener una idea, desde el complejo turístico de Los Molles hasta la zona donde hallaron el "cementerio" de animales, hay que caminar cuatro horas y contar con un entrenamiento físico de resistencia, ya que son 3.000 metros de altura sobre el nivel del mar. "Es casi andinismo lo que hay que hacer", comentaron.

Como la toxicidad del veneno que usaron para matar a los animales es muy fuerte, investigarán si contaminó cauces o napas de agua.

Imputaron al detenido
El fiscal que instruye en la causa imputó ayer al único detenido por la muerte de los cóndores, pumas, zorros y ovejas, y continúa la búsqueda de otro puestero de apellido Rojas.

La fiscalía acusó al arrendatario detenido, de apellido Baigorria, por dos causas: tenencia ilegal de arma de fuego de uso civil y como coautor de daño agravado por el uso de sustancias venenosas e infracción a la Ley de Fauna por depredación de la fauna silvestre con utilización de medios prohibidos.

Baigorria podría ser acusado también de dañar la flora en caso de que se compruebe contaminación en el medio ambiente.

La Ley de Fauna prevé como máximo una pena de tres años de prisión pero impone multas de grandes montos de dinero.

Los investigadores presumen que los puesteros usaron un carbofurano, un pesticida sumamente tóxico con el que envenaron a las ovejas para usarlas como una especie de carnada para matar a los zorros y pumas que las atacan.

Los cóndores al ser animales de carroña, se habrían envenenado con los restos de estos animales muertos.

Asoreva se suma como querellante en la causa
La Asociación Reencuentro por la Vida Animal (Asoreva) se suma como querellante en la causa de los animales envenenados en Malargüe.

Oscar Mellado, abogado y representante de la asociación, calificó lo que pasó en Los Molles como un "biocidio".

"Nosotros hacemos hincapié no sólo en la infracción a la Ley de Fauna. Destacamos el sufrimiento del animal, que es sujeto de derechos. Este método que se usa es una matanza terrible, estamos muy conmovidos", afirmó el letrado. "No dejamos de ver que hay una violación flagrante a la Ley de Protección Animal y a la Declaración Universal de Derechos del Animal, a la que adscribimos y que consagra como primer derecho el derecho a la vida", comentó.

Puesteros marcharon en Malargüe
Un número importante de crianceros marchó por la ciudad de Malargüe para solicitar medidas que protejan su ganado del ataque de pumas y zorros.

Esta manifestación se venía organizando hace 15 días, pero coincidió con la puesta en marcha de la investigación contra dos puesteros –y la imputación de uno– por la muerte de cóndores que habrían consumido carne de animales con agrotóxicos.

Pidieron que se realicen acciones concretas para terminar con "la verdadera plaga de pumas y zorros que afectan la producción ganadera del sur mendocino" y reclamaron por las pérdidas que les producen esos animales.

-Pesticida tóxico. Los investigadores presumen que se habría utilizado carbofurano, un pesticida de alta toxicidad que se utiliza para el control de plagas de insectos. Está prohibido en la Unión Europea y Canadá.
Fuente:

Más Leídas