Mendoza - Mendoza Mendoza
viernes 02 de febrero de 2018

Humedales y una ley ausente en el país

La norma permitiría en Mendoza un mayor financiamiento para proteger esos sitios y un marco a las labores de conservación actuales.

Este 2 de febrero se conmemora el Día Mundial de los Humedales y es una buena fecha para recordar que la Argentina aún no cuenta con una ley integral que los proteja. La iniciativa lleva varios años de espera y ha sido impulsada reiteradamente por organizaciones sociales y ecologistas de distintas provincias.

También fue uno de los primeros anuncios del presidente Mauricio Macri a poco de asumir su gestión. En noviembre de 2016 había sido aprobada por el Senado de la Nación y pasó a Diputados. Sin embargo, perdió estado parlamentario y prescribió. La legislación haría posible acciones de protección en ecosistemas fundamentales.

En Mendoza, caracterizada como una zona semidesértica, es una herramienta necesaria para proteger el bien más preciado de la vida: el agua. Su aprobación permitiría reforzar y darles un marco legislativo a las labores de conservación que se vienen realizando sobre los reservorios de agua desde hace dos décadas.

Según los últimos relevamientos, hay distribuidos en todo el territorio de Mendoza más de 433 humedales en forma de lagunas, salinas, bañados, embalses y diques. Dos de los más importantes son la Laguna de Llancanelo, en Malargüe, y la de Guanacache, en Lavalle.

Ambas están incluidos en el listado de la convención internacional Ramsar, que los transforma en áreas protegidas. Sin embargo, la de Malargüe ha retrocedido considerablemente en los últimos años como se ve en esta producción de diariouno.com.ar

google earth laguna de llancanelo
gif-animado-laguna-de-llancanelo.gif

Heber Sosa, coordinador del programa Humedales de Cuyo, señaló que desde la década del noventa se viene trabajando sobre estos temas a nivel local sin contar con una legislación específica. "Con Llancanelo en adelante comenzamos a actuar y siempre bajo la luz de la convención Ramsar, que nos ha dado asesoramiento y financiamiento", dijo.

Últimas acciones
Heber Sosa describió que en la actualidad se trabaja principalmente en dos programas de restauración. Por un lado, la erradicación del tamarindo como una especie exótica invasora en Llancanelo y por el otro intervenciones en el bañado Carapacho, donde los cursos de agua se están canalizando y se erosionan.
Adrián Gorrindo, jefe del Departamento de Fauna, dijo que "una exótica invasora en un humedal puede alterar todo el ecosistema natural y por eso tenemos que ser muy serios al momento de plantear estrategias de manejo sobre esas especies. Los humedales tienen mucha importancia para el desarrollo de la vida silvestre ya que generan todo lo que necesitan para desarrollarse y vivir".

Mabel Chambouleyron, directora de Recursos Naturales, explicó que "en Llancanelo el tamarindo ha avanzado sobre unas 300 hectáreas ocasionando un impacto muy grande, no solo sobre el caudal de la laguna, sino que además está invadiendo zonas de totoras que son el hábitat natural de cisnes de cuello negro, desplazándolos. Por tal motivo, se realizan algunas pruebas pilotos para decidir el método más eficiente para eliminar estos árboles", dijo.

Sosa especificó que desde los primeros días de enero realizan junto a diez puesteros, guardaparque y personal de la Municipalidad de Malargüe intervenciones en el bañado Carapacho para recuperar sus características ecológicas. "Empezamos en el 2017 con el estudio y ahora con las intervenciones en el campo y en febrero seguimos con otras campañas. La idea es recuperar en dos años 75 hectáreas de humedales", contó el profesor de Ciencias Naturales.
Fuente:

Más Leídas