Harán un parque de esculturas en un predio abandonado

Se llamará Chalo Tulián y se ubicará en terrenos del ex hospital Emilio Civit contiguos al futuro Espacio de Fotografías Máximo Arias, en la calle Padre Contreras en el Parque

La Secretaría de Cultura realizará un parque de esculturas en una porción del predio de cinco hectáreas en donde funcionó el hospital Emilio Civit, en la calle Padre Contreras entre Lencinas y la avenida El Libertador, en el parque General San Martín. El nuevo espacio que se vinculará e integrará al paseo llevará el nombre del escultor y artista plástico Chalo Tulián.

La iniciativa fue dada a conocer una semana después de que se anunciara que se abrirá a fines de abril de este año el Espacio de Fotografías Máximo Arias, en el más bonito de los inmuebles de todo ese dominio, en el "elefante blanco" que se usó como hall de Eureka y que era empleado desde hace años por la administración central de Patrimonio Cultural.

El titular de Cultura de Mendoza, Diego Gareca, explicó que ambas obras están concatenadas ya que al finalizarse una comenzará la otra. Es decir, el parque de esculturas comenzará a montarse a principios de mayo y se estima que podrá estar inaugurado en diciembre o a más tardar enero del próximo año. Si bien aún faltan precisar números, creen que costará alrededor de $2 millones.

Con estos proyectos, Cultura busca poner en valor un espacio que fue inaugurado en 1907 y que entró en decadencia en 1991 con la apertura del hospital Humberto Notti.

En las últimas dos décadas esos terrenos y edificaciones sumaron varias promesas de ocupación y refuncionalización de parte de cada uno de los gobiernos que pasaron, pero ninguno fue totalmente fiel a su palabra.

De hecho los únicos que hasta el momento tomaron la posta en ese predio frente al Parque son las autoridades de la Universidad Nacional de Cuyo, que a partir de 2007 con un subsidio de la Nación abrieron las puertas del espacio de la ciencia Elvira Calle de Antequeda. En ese entonces mediante una dura negociación lograron ganar cuatro cuerpos ubicados en el centro del terreno.

Los cambios
Para llevar adelante el parque de esculturas deberá derribarse uno de los edificios, el que antiguamente era empleado para radiología. Según los técnicos que evaluaron el estado de este inmueble, es más barato demolerlo que reparar su estructura ya que se encuentra demasiado deteriorada por décadas de abandono y desidia. El techo no se puede rescatar y varias paredes cuentan con fisuras.

A esta dificultad se le suman limitaciones arquitectónicas. A la hora de encarar nuevos usos para otros emprendimientos descubrieron que este edificio tiene habitaciones muy pequeñas y muchas paredes sirven como sostén de toda la estructura, por lo tanto no pueden ser tumbadas para ampliar los espacios que se necesitarían para exhibición de esculturas.

También temen que existan efectos residuales provocados por los rayos X que puedan en un futuro afectar la salud de la gente que visite el lugar. Sobre este aspecto, a partir de inspecciones oculares realizadas por técnicos se pudo comprobar en reiteradas ocasiones que en ese pabellón no hay insectos, cosa por ejemplo que no ocurre en el resto de las construcciones abandonadas en la zona.

Marcelo Nardechia, director de Patrimonio Cultural, explicó que están dadas las condiciones para tirar esta construcción ya que no posee valor patrimonial pese a que durante 85 años fue un lugar clave en el sistema de salud de los mendocinos. No es el caso del ex pabellón de maternidad, por el que se gestionan fondos para su restauración y recuperación definitiva.

El último emprendimiento que se pensó para el edificio que en breve dejará de existir fue en 2010. Ese año se presentó un proyecto con el fin de destinar las instalaciones a la Escuela de Cine y Video pero la idea, como otras, nunca se concretó. Ahora delante del área cubierta se levantará otra estructura para mostrar esculturas menores que no puedan estar a la intemperie.

Gareca contó que en la explanada que da a la calle Padre Contreras se montarán grandes esculturas en hierro o piedra y se evitará la madera porque se deterioran a la intemperie. "Vamos a hacer circuitos y distintos recorridos para que la gente disfrute. Colocaremos juegos, bancos, sombras y plantas autóctonas. Combinaremos el pasto con la piedra y los desniveles del terreno", dijo.

En cuento a la obra que se montará, el secretario de Cultura adelantó que se realizará una convocatoria para que participen autores locales y también está abierta la posibilidad de artistas de otras provincias. "Este es el primer espacio con estas características que habrá en Mendoza. La idea es que se integre al parque y que sea una opción más para el turismo y la cultura", detalló.

Fuente:

Más Leídas