Mendoza Mendoza
sábado 23 de diciembre de 2017

Fiscal viajera: la letra "s" con la que busca la salvación

El abogado de Anabel Orozco apela a un detalle gramatical para reclamar que fue mal destituida por el Jury.

Una letra, una palabra, la distancia entre el plural y el singular hacen la diferencia, para el abogado de la fiscal viajera Anabel Orozco, entre la destitución y el milagro de revertir todo y seguir siendo magistrada. Aunque el Jury de Enjuiciamiento ya bajó el martillo y la destituyó el 26 de octubre pasado, Orozco y su abogado no se rinden: juegan hoy su carta en la Suprema Corte de la provincia, dispuestos a usar todo lo que el mazo provee, desde un potable planteo de inconstitucionalidad de la ley del Jury hasta la existencia de la letra "s" en un artículo de esa norma, que a juzgar por el letrado deja muy en claro que la destitución contra la magistrada no era ni procedente ni viable.

El letrado Fernando Armagnague no dudó en explayarse con su argumento consultado por Diario UNO: "Los actos de mal desempeño o de desorden de conducta tienen que ser reiterados. Lo dice la ley 4.970 del Jury de Enjuiciamiento en su artículo 13: la ley habla de actos, lo pone en plural no en singular, y no es el caso de la fiscal".

–¿Usted dice que un acto de inconducta no alcanza para destituirla?
–No, porque la ley del Jury dice "actos". Han utilizado a esta mujer como un chivo expiatorio de todo el Poder Judicial, como diciendo, 'ojo, no se metan con nosotros porque los vamos a ir sacando de a uno',
Y adjudica esas intenciones al gobernador Alfredo Cornejo y al Gobierno provincial.

El párrafo del artículo 13 referido por el abogado señala en la ley del Jury: "Se considera desorden de conducta: a) La comisión de actos que afecten la moral y el orden público" y agrega otras tres opciones.
Para Armagnague, como la conducta de la fiscal no es reiterada, lo que hubiera correspondido, a su criterio, en todo caso, es una sanción menor. "Si le hubieran suspendido 6 meses no habría problema", dijo.

Armagnague pasa por alto que la fiscal viajera reiteró su reprochable accionar cuando presentó un certificado médico por lumbalgia y se fue de vacaciones a Brasil. Porque no lo hizo una vez sino dos veces. Envió un primer certificado médico y estando en las playas de Florianópolis, a 3.000 kilómetros de su domicilio y de su tribunal, presentó un segundo certificado extendiendo la licencia por razones de salud.

Tal documentación Orozco la hizo presentar sin blanquear jamás al Ministerio Público Fiscal, del que depende, de que en realidad estaba vacacionando fuera del país.

Si no hubiera sido por las fotos que ella misma subió a su muro de Facebook plena de felicidad en aquellos mares subtropicales, que trascendieron públicamente, nadie se habría enterado.
Para el abogado de la fiscal, todo ese accionar es un solo acto y por eso cree que Orozco no debería haber sido destituida.

Otra carta

No es la única carta que el letrado empuña para jugar en la Corte provincial y eventualmente ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación cuando la oportunidad lo exija.

Armagnague le apunta directamente a la ley provincial 4.970 del Jury de Enjuiciamiento, a la que tilda de "inconstitucional" con un argumento que siempre ha hecho ruido en los tribunales provinciales y que podría ser motivo de análisis en la Corte nacional.

Se trata del artículo 41, que establece que las sentencias del Jury son irrecurribles, que no pueden ser revisadas por un tribunal superior.

Dice el 41: "Todas las resoluciones del Jury de Enjuiciamiento son irrecurribles, salvo el recurso de reposición contra las resoluciones a que se refiere el artículo 28 y el de aclaratoria, los que deberán interponerse fundadamente dentro de las cuarenta y ocho (48) horas de notificado y se resolverá sin más trámite".

Se trata del derecho que tiene toda persona a que una sentencia en su contra sea revisada por un tribunal superior para garantizar la imparcialidad y el debido proceso.

La ley del Jury de Enjuiciamiento de Mendoza nunca habilitó esta posibilidad. Quienes defienden esa redacción aseguran que es así porque "se trata de un tribunal jurídico-político".

La Corte Suprema Justicia de la Nación ya ha aceptado revisar sentencias de Jury de Enjuiciamiento en casos anteriores a pesar de lo que dice la normativa.

En el caso de la fiscal viajera, el abogado Armagnague considera que la ley del Jury viola el debido proceso, al negar expresamente la opción de la revisión del fallo, afectando una garantía constitucional básica y sagrada en todo sistema de justicia moderno que busca evitar juicios parciales y venganzas personales a través de la Justicia.

Reclama su sueldo

Con el mismo razonamiento, Armagnague en nombre de la fiscal viajera reclamó ante el Quinto Juzgado Civil que le repongan a Orozco el pago de la mitad del salario de magistrada que le dejaron de liquidar hace tres meses y que rondaría ese 50% unos $70.000 mensuales.

El argumento es que "la sentencia del Jury no está firme, nosotros planteamos un recurso en la Corte y ella sigue siendo una magistrada suspendida hasta que se agoten todas las vías de revisión", dejando en claro que si no revierten el fallo en la Corte provincial, irán a la nacional.
Fuente:

Más Leídas