Mendoza - Mendoza Mendoza
domingo 05 de noviembre de 2017

Fallo de la Corte mendocina favorece la industria del juicio

La disposición fija una tasa de interés exorbitante para los juicios laborales beneficiando a abogados y a peritos

Cuando muchos creían que en la Argentina la industria del juicio laboral estaba en crisis al haber salido a la luz sus tropelías, un fallo de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza ha sorprendido en estos días, ya que vuelve a favorecer esa maquinaria que beneficia a litigantes, peritos y magistrados, entre otros.

Este fallo, que ha sido leído como una muy mala noticia para la generación de empleo en las empresas, en particular en las pymes, fija que la tasa que se debe aplicar en los juicios laborales es la llamada "tasa libre" o "tasa libre a 36 meses", de la cual resulta hoy un interés del 40% anual para quien debe pagar, es decir, casi el doble de la inflación actual en el país.

La decisión de la Corte mendocina parece a todas luces una refutación a lo que viene pidiendo –con el beneplácito de la ciudadanía– el presidente Mauricio Macri para desarmar la industria del juicio en la Argentina.

También parece una contestación a las leyes que ha votado la Legislatura de Mendoza.

La mayoría de estas han sido propugnadas por el gobernador Alfredo Cornejo para agilizar el servicio de justicia, para contemplar el derecho de las víctimas del delito, y para que la ciudadanía pueda ejercer un mayor control social sobre el Poder Judicial, el menos auditado de los poderes del Estado.
A favor y en contra

Los ministros de la Suprema Corte local que votaron a favor de la "tasa libre" en este nuevo fallo fueron:
*Omar Palermo, Julio Gómez, Alejandro Pérez Hualde, y Mario Adaro.

omar palermo.jpg

Los que lo hicieron en contra fueron:
*Jorge Nanclares, José Valerio y Pedro Llorente.

El ministro Nanclares, por ejemplo, no dudó en asegurar en su voto negativo que la aplicación de esta tasa en los juicios laborales producirá inflación y aumentos de costos.

No poder hacer frente al monto de algunas de estas sentencias, sobre todo en las pymes, es lo que ha llevado todos estos años al cierre de muchas pequeñas y medianas empresas que son las que generan más puestos de trabajo.

Mario Adaro.jpg
Mario Adaro, la cuarta firma a favor del fallo<br>
Mario Adaro, la cuarta firma a favor del fallo

Con este sistema de tasas que hicieron de la industria del juicio un negocio brillante, los abogados litigantes de los trabajadores no tienen intención alguna de conciliar los conflictos de los trabajadores.

Barbaridades
Es que con la exorbitancia de los intereses fijados por los jueces laborales la ecuación financiera es prolongar durante el mayor tiempo posible el proceso judicial.

Esa tendencia se acentúa en aquellos abogados con gran cartera de juicios, lo que les permite manejar una continua cadena de cobros.

Esa es un de las razones por la que los juzgados laborales están atiborradas de expedientes. Es sólo llegan a juicio luego de pasar cuatro años en los cajones.

Por eso es que los abogados dejan "dormir" los juicios laborales arropados por una tasa de interés que cuadriplica la de un plazo fijo.

A ello hay que sumar la gran cantidad de abogados laboralistas que inflan las indemnizaciones e inventan reclamos faltando a su deber ético, sin que exista castigo alguno por parte de los jueces laborales.

"¿No deberían los magistrados imponer costas a esos abogados por ese actuar negligente?", se preguntará cualquiera persona seria.

Este nuevo fallo de la Corte viene entonces a admitir la tasa de interés usurera aplicada por las Cámaras Laborales de la Justicia mendocina, ámbitos que en su momento desconocieron lo que en su momento se llamó el Fallo Plenario Aguirre.

Actualmente las Cámaras Laborales tardan un año y medio –promedio– en darle vista a una causa labora desde que ingresa.

Esa es una de las tantas anormalidades que registra la justicia mendocina. Lo patético es que todo ese tiempo de demora, que es de única responsabilidad de los jueces y que puede perjudicar al empleado, se lo trasladan luego al empresario aplicando una tasa de interés inexplicable.

Jueces que desconocen el mundo laboral
La queja coincidente que vierten los empresarios, en particular los de pequeñas y medianas empresas, es que los jueces que emiten fallos en las Cámaras Laborales tienen un profundo desconocimiento de cómo funciona en la realidad el mercado laboral.

Jamás tuvieron que pagar una quincena ni una indemnización ni un aguinaldo.

No deben previsionar para cancelar a proveedores ni aportan para cargas sociales.

Incluso, no son iguales al resto de los mortales. Ellos no pagan impuestos porque consideran que sus haberes son intocables. ¿No es que todos somos iguales ante la ley?, dirá usted.

Los usías no están para contestar esas preguntas.

Ellos hablan sólo a través de sus resoluciones.

Cuestionan a Cornejo porque los quiere hacer trabajar jornada completa.

Es que no soportan que nadie los controle.
Fuente:

Más Leídas