Mendoza - Mendoza Mendoza
martes 03 de abril de 2018

Estadio cubierto: por la cantidad de gastos, ya estudian concesionarlo

De ese modo, estaría administrado por alguna empresa con experiencia. Por ahora, se alquilará para espectáculos. El primero sería uno infantil, de Disney.

No seguir perdiendo más plata y empezar a recuperar parte de su costo, que "fue una locura", aseguraron. Esa es la premisa del Gobierno de Mendoza frente a la mal llamada "Villa Olímpica", que empezó en 2012 y hoy está casi terminada. Para ello, aseguraron que el plan ideal es concesionar el estadio cubierto, aunque aún no hay postulantes para administrarlo.

Mientras, continúan con el objetivo de alquilarlo para espectáculos artísticos y deportivos de magnitud. Otra novedad es que el primer show sería en agosto y para un público infantil, gracias a una producción de Disney.

"El plan ideal para nosotros es que lo administre una empresa o un privado, siempre y cuando le convenga a Mendoza. No se trata de regalar la administración. Calculamos que por año demandaría unos $20 millones sólo en mantenimiento. Si un privado asume esos costos y nos deja una importante renta, yo destino esos fondos en vez de al mantenimiento al deporte social, que es adonde tengo que destinarlos", dijo Federico Chiapetta, subsecretario de Deportes, acerca de lo que manejan como una "hipótesis de administración", tomando de ejemplo lo que sucede en otras partes del mundo.

Afuera, dijo, un estadio cubierto de este tipo es administrado por empresas conocedoras del manejo de semejantes infraestructuras. Este está pensado para albergar a unos 11.000 espectadores y consta de 22.000 metros cuadrados cubiertos.

"Se harían cargo absolutamente de todo, asumiendo los riesgos también. Ojalá les vaya bien. Habría un contrato de concesión, aunque en esto no se ha avanzado. Todavía es una hipótesis de máxima que manejamos, para que el privado arriesgue, no pierdan más plata los mendocinos y que esto no se transforme en un elefante blanco, aunque por ahora lo será", agregó el funcionario, opinando que deberá pasar tiempo para que los mendocinos empiecen a recuperar dinero.

Por eso, desde el Gobierno priorizan empezar a alquilarlo para "no perder más plata", y mantienen reuniones con productoras de grandes shows sin exclusividad de ningún tipo, mientras se alquile. "Nuestra prioridad es el deporte, pero al tener esta alternativa es concreto que lo vamos a alquilar a otras productoras que han mostrado interés para el resto del año", aclararon.

La demanda podría ser por parte de organizadores de recitales, shows infantiles, encuentros evangélicos, hasta para poder darle un uso deportivo "ideal", lo que ven por ahora como "poco probable". En este caso, debería ser un mundial de vóley, básquet o futsal, por ejemplo, según las palabras de Chiapetta, aunque también podría ser algún amistoso de las selecciones de estos deportes o alguna pelea de boxeo que llame la atención del público.

De hecho, ya hay un primer show agendado para agosto y se trata de uno producido por Disney, que atraería a una gran masa de público infantil. "Está casi a punto de cerrarse. Todavía no hay contrato firmado, pero hay un preacuerdo porque esperamos el fin de obra y por eso creeríamos que va a ser el primero que lo use cuando esté terminado, ya para agosto", adelantó Chiapetta, contando que hay además otros espectáculos –no meramente deportivos– que podrían realizarse después del infantil, que sería el primero casi confirmado.

Faltan, del entorno, obras que terminar
En lo que respecta al avance de obra, desde la Subsecretaría de Deportes aclararon que el interior del estadio está casi listo, pero que aún restan finalizar obras del entorno, como iluminación, accesos, playa de estacionamiento y una plaza.

"Estamos en la última instancia y calculamos que en dos o tres meses ya va a estar en condiciones de ser usada completamente. Fue una locura pero se va a terminar como corresponde", aseguraron, sin dejar de hacer mención al dineral que implicó su construcción, propuesta por el Gobierno anterior, con "errores de diseño y funcionalidad". Esos, entre otros problemas de financiamiento, llevaron a que se terminara gastando el triple de lo presupuestado.

La mal llamada Villa Olímpica que empezó Francisco Pérez en el Parque General San Martín, que no no se parece ni por asomo a una villa de tal magnitud, fue calculada en $300 millones en 2012, pero concluirá con una inversión superior a los $900 millones. La empresa que la construye es Ceosa.
Fuente:

Más Leídas