Mendoza - Mendoza Mendoza
miércoles 18 de abril de 2018

Encontraron ejemplares valiosos sin registrar en la biblioteca San Martín

Entre otras curiosidades hallaron una mariposa en un libro del siglo XVIII. Las joyas bibliográficas son cerca de 3.000, en dos salas especiales. No se hacía inventario desde 1992.

Gracias a una importante tarea de inventario en la Biblioteca Pública General San Martín, que no se realizaba desde 1992, se han descubierto ejemplares de los que no se tenía registro y algunas curiosidades tales como una mariposa en el interior de un ejemplar del siglo XVIII.

Detrás de todos los sectores visibles a los que miles de visitantes pueden acceder a diario se encuentran dos salas perfectamente acondicionadas y custodiadas, donde se preservan las joyas bibliográficas de nuestra biblioteca mayor.

En estos espacios se resguardan más de 3.000 ejemplares de diferentes estilos y temáticas, que representan el legado que dejaron nuestros próceres y las destacadas personalidades que contribuyeron al enriquecimiento literario y cultural de la provincia.

Las obras comenzaron a ser revisadas en 1992 y dejaron de hacerlo en 1998 debido a la falta de presupuesto. Este año, gracias a un proyecto presentado por la biblioteca se pudo retomar el tratamiento necesario de cada uno de los ejemplares.

Catalogadas y ordenadas por fechas, en estanterías perfectamente acondicionadas para su conservación, las joyas bibliográficas son consideradas parte de los bienes más preciados de Mendoza.

El libro más antiguo que preserva la biblioteca San Martín es Concordancia entre el Antiguo y Nuevo Testamento, editado en Venecia en 1602 y escrito en latín, como era lo habitual en aquellas épocas. A más de 400 años de su publicación, este ejemplar presenta un excelente estado de conservación, gracias a las técnicas de preservación que realizan sus especialistas.

Las joyas bibliográficas están a cargo de profesionales en el tema, como Cristina y Marta Moreti, junto a un grupo de trabajadores que son capacitados día a día para la preservación de las obras.

Este es un trabajo minucioso que debe realizarse en conjunto entre especialistas y personal de la biblioteca. El aprendizaje es mutuo y se logran grandes resultados.

La Biblioteca Pública General SanMartín preserva cuatro ejemplares con exlibris que pertenecieron al prócer, es decir que poseen en su tapa o primera hoja el sello identificatorio del primer gobernador intendente de Cuyo; el más antiguo data de 1707.

Afortunadamente, las joyas presentan un buen estado de conservación, gracias a los procesos químicos que reciben. Sus datos son cargados en una computadora, para que puedan ser visibles. Este es un trabajo extra, que se ha realizado por primera vez este año, para llevar un mayor control del material.

Inauguración. La Biblioteca Pública General San Martín fue creada el 9 de julio de 1822, con textos donados por el Libertador, Tomas Godoy Cruz, Juan Lafinur y Nicolás Avellaneda. Hay visitas guiadas, cursos, talleres, presentaciones de libros y muestras, entre otras cosas.

Servicios. Cuenta con sala de estudios parlante y silenciosa, biblioteca de autores locales, Wi-Fi, hemeroteca mayor y menor, ludoteca, biblioteca infantil y juvenil, biblioteca de lenguas extranjeras, centro audiovisual y sala de proyecciones.

Mancha de tuco en el mantel de la Justicia. El reporte de la biblioteca San Martín acerca del cuidado especialísimo de los libros más antiguos trae a la memoria el dato de que el robo de 136 joyas bibliográficas está impune desde 2003. Asunto pendiente.
Fuente:

Más Leídas