Mendoza - Elecciones 2017 Elecciones 2017
domingo 22 de octubre de 2017

En departamentos chicos, el desafío es ganarle al escepticismo político

En 8 comunas pequeñas el voto en blanco superó el 5% en las PASO. El verdadero reto de las generales es que parte de ese electorado vea de nuevo a un partido como una opción de cambio.

En los departamentos de Mendoza, y sobre todo en los más pequeños y rurales, el porcentaje de la población que votó en blanco es muy alto.

En Santa Rosa, General Alvear, Malargüe, Tupungato, Rivadavia, Junín, La Paz y Tunuyán (ocho de las 18 comunas), el escepticismo que se traduce en votar "por nadie" osciló entre el 11% y el 5% en las PASO.
Es decir, tuvo muchos más adeptos que los partidos chicos.

Entonces, el verdadero desafío tanto del frente Cambia Mendoza, como el de Somos Mendoza, la izquierda y más aún del Partido Intransigente –cuya opción resulta desconocida en muchos de los municipios en los que ni siquiera pasó el filtro de las PASO– es que la gente vuelva a creer en la política como una opción para resolver sus problemas. Tarea nada fácil y no menor.

Hay que tener en cuenta que muchos de esos departamentos viven del trabajo de la tierra, ejercido por productores agrícolas y vitivinícolas que han sufrido los embates de los cambios económicos como nadie. De hecho, ningún partido ha eludido el hecho de que las economías regionales son las que más se han visto afectadas por las sucesivas crisis del tipo de cambio.

Otra característica de las comunas es que la polarización entre los dos partidos grandes es muy importante. En muchas de estos lugares, ni el FIT ni los candidatos de Protectora superaron la instancia de las PASO (como ya se dijo anteriormente) y hoy deberán competir con lista corta, es decir sin la opción de concejales.
De estos dos partidos, el que más pone en juego y puede perder representantes es el FIT. A la izquierda no le está haciendo fácil crecer y mientras hace pie en el Primer Distrito (Capital, Guaymallén, Las Heras y Lavalle) no sucede lo mismo en el Segundo, Tercer y Cuarto distritos. Muchos adeptos a una tercera opción, sobre todo en el Gran Mendoza, han virado sus votos hacia Protectora, y de continuar así, en las generales es probable que en Capital puedan ocupar algún lugar en el Concejo Deliberantes.

Siguiendo la misma lógica, pero apuntando a los dos partidos mayoritarios –el frente oficialista y el integrado por el justicialismo– el piso que buscan obtener es el de mantener los escaños en los concejos deliberantes, ya que superarlos será difícil.

En este contexto, el principal desafío para Cambia Mendoza es mantener la performance en departamentos en los que quedaron a poca distancia del peronismo, como es el caso de San Martín, Malargüe, Tupungato y General Alvear.
Fuente:

Más Leídas