Mendoza - aborto aborto
viernes 13 de julio de 2018

En contra y a favor del aborto: Pérez Hualde y Kemelmajer explicaron sus por qué

Los dos ex miembros de la Suprema Corte de Mendoza explicaron sus posturas sobre la ley del aborto legal, seguro y gratuito.

Los ex miembros de la Suprema Corte de Mendoza, Alejandro Pérez Hualde y Aída Kemelmajer, expresaron a Radio Nihuil sus posturas sobre el aborto legal, gratuito y seguro. Él asegura que es anticonstitucional y anticonvencional. Ella dice que en nuestro derecho constitucional no hay un orden de los derechos y que, por ejemplo, la vida no vale más que la libertad.

Pérez Hualde explicó que en nuestro país incorporó tratados internacionales de los derechos del niño y la protección del mismo, y se aclaró “que en Argentina debe interpretarse que el niño es niño desde la concepción”.

“Luego viene la Constitución del ‘94 y este tratado es incorporado dentro del artículo 75, inciso 22, y aclaramos ahí que ese tratado es incorporado en las condiciones de su vigencia. El mismo tratado habla de la protección del niño antes y después de su nacimiento”, sostuvo.

Y siguió: “Nuestra Constitución, cuando le dan los deberes al Congreso de proteger al embarazo, lo toma como dos sujetos: a la mama embarazada y al niño que está en ese embarazo. Hay un protección constitucional y convencional”.

Dijo que quienes están a favor de la ley de aborto “dicen que hay normas convencionales internacionales que tienen sus organismos, pero ahí se hacen un poco una mezcla de estos organismos. Hay convenciones interamericanas de derechos humanos donde aceptamos someternos a una corte internacional de justicia y ahí sí se introducen fallos que a nosotros nos obligan cuando somos parte, pero también prevén comités que producen recomendaciones, observaciones y esos no nos obligan”.

Aclaró que en el mundo que vivimos hoy no es lo mismo que esté o no la recomendación y que deben ser observadas porque no vivimos aislados y es necesario tener muy presente lo que el mundo va lleva adelante en estos comités, “pero no nos obliga”.

Desde su punto de vista, Alejandro Pérez Hualde aseveró que “lo que se debería haber hecho es dividir los temas, no mezclar despenalización con derecho a abortar”.

“La despenalización está planteada en términos de derecho penal de hace 100 años, es de 1.921 la norma de la despenalización”, dijo.

“El derecho penal moderno se trabaja de otra manera y con otras respuestas. El derecho penal hoy no es cárcel o libertad. Hoy tenemos un derecho penal que tiene respuestas de mucha más riqueza para estas situaciones”, aclaró.

Por su parte, Aída Kemelmajer, quien está a favor de la ley de aborto seguro, legal y gratuito, explicó su postura: “Hay que dejar en claro que hay un bloque de constitucionalidad, un bloque no puede tener un solo pilar, sino muchos pilares. El problema de la discusión es que se centraron en un solo pilar que incluso es una parte de un pilar que dice que la vida se protege a partir de la concepción. Pero junto a ese pedazo del pilar hay muchísimos otros tratados que integran ese bloque y que tienen otros principios”.

“La Convención Internacional de los Derecho del Niño, que defendemos muchísimo, tiene un principio que habla del interés superior del niño. Los que defienden esto desde la concepción como un principio absoluto sostienen que el niño es niño a partir de la concepción, por lo tanto, rige ese interés superior del niño y eso es superior a cualquier cosa: superior a un principio que nadie puede ser instrumento de otro, superior a cualquier principio de libertad”, sostuvo.

Dio como ejemplo una familia con niños que alquila un departamento y luego no paga el alquiler. El dueño va a iniciar juicio y solicitará el desalojo, pero el padre de los niños argumentará sobre el interés superior del niño y que no puede desalojarlo sino su hijo se quedará en la calle. Entonces el juez será quien diga que él debe hacerse cargo de sus hijos y no a costas del propietario de la vivienda.

“Hay que entender que ese derecho entra en conflicto con otros y que en nuestro derecho constitucional no hay un orden de los derechos. La vida vale más que la libertad, la libertad vale más q el honor. No es así”.

“Los casos se resuelven sobre un principio que se llama de proporcionalidad, que significa en ir poniendo restricciones a uno y otro derecho de un lado y del otro”, expresó Kemelmajer.

Y agregó: “Si el único principio que vale es que la vida se protege desde la concepción pase lo que pase, entonces se tiene que sostener que el Código Penal argentino es inconstitucional, se tiene que sostener que una mujer que tiene un anencéfalo en su vientre tiene que esperar hasta el día del nacimiento, siendo que es una tortura para ella y su familia saber que llevará a término un embarazo que el niño más de 3 días no va a vivir, si es que los vive. Es olvidarse que hay un sistema jurídico. No hay artículos por separado. Los buenos jueces son los que saben dictar una sentencia que equilibra esos derechos en conflicto”.

“El principal problema es que nunca nos contestaron este argumento inicial nuestro y parte de una regla que es un absoluto y no le quiere poner excepciones ni restricciones, nunca nos vamos a entender”, concluyó.

Fuente:

Más Leídas