Mendoza - Valle de Uco Valle de Uco
viernes 03 de noviembre de 2017

El Valle de Uco, dividido por la lucha contra la "Lobesia"

Sectores a favor y en contra se miden en los concejos deliberantes, que son los que están tomando partido ahora.

La lucha contra la Lobesia botrana a través de pulverizaciones aéreas para combatir la "polilla de la vid" sigue dividiendo aguas, y en el Valle de Uco la lucha está caldeada. Los concejos deliberantes están tomando posición a través de ordenanzas, lo que ha despertado críticas y apoyos de distintos sectores. Ante este panorama, aún no está claro cómo continuarán con la campaña, lo que se definiría el lunes.

A favor hay asociaciones de los sectores rural y viñatero, y cámaras, además de entes de gobierno que aseguran que los productos son inocuos y que no hay modo mejor de combatirla.

En contra, ambientalistas, agrupaciones de vecinos, como los exponentes de la producción orgánica, y algunos funcionarios –sobre todo opositores– cuestionan que no existen pruebas ni informes de impacto ambiental donde se dé por seguro que este método sea inofensivo para la salud, lo que está amparado por leyes que, dicen, se están violando. Argumentan que no se contempla la dispersión de los plaguicidas.

San Carlos, que fue el primero en oponerse tajantemente a las fumigaciones aéreas, prohibiéndolas por resolución del Concejo –por unanimidad– ayer recibió en el recinto a distintos actores para informar sobre el procedimiento. Es que esta decisión podría quedar sin efecto, en caso de que el Ejecutivo la vete, a raíz de lo que revean los concejales que recibirían entre hoy y el lunes informes ambientales por parte del Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria Mendoza (Iscamén).

Entre otras voces, expuso Guillermo Azín, coordinador del Programa Lobesia Botrana , que dijo: "Esto no es una fumigación, porque haría uso de productos gasificados y en esas condiciones la toxicidad es distinta. Nosotros hacemos pulverizaciones y en las condiciones de uso que le damos a los productos para esta zona no se pone en riesgo a nadie, en absoluto. Hay medidas de resguardo del ambiente y la salud humana".

Es que el reclamo, puntualmente, recaló en los dos productos, que son el Bacillus thuringiensis (Bt) y el chlorantraniliprole, conocido por Coragen. Desde el Gobierno aseguraron que se evitan riesgos porque son aplicados en viñedos ubicados a 200 metros de zonas pobladas, escuelas y hospitales, pero también porque pertenecen a la clasificación toxicológica IV, de banda verde.

En Tunuyán, ayer también la discusión se trasladó al Concejo Deliberante, adonde la Asociación Crece desde el Pie presentó un proyecto como el que aprobó San Carlos para que fuera tratado y resuelto. Lo que finalmente no ocurrió, y terminó pasando a comisiones.

En Tupungato, por ordenanza se decidió a través de 6 votos del oficialismo que se continúe con las fumigaciones aéreas. Esto generó cuestionamientos de ambientalistas y otras agrupaciones de vecinos, ya que fue decidido en sesión extraordinaria, el mismo día en el que ingresaba por mesa de entrada el proyecto que se trata ahora en Tunuyán y sin dar lugar a la banca del vecino. Hoy habrá una manifestación en la explanada municipal.
Fuente:

Más Leídas