Mendoza Mendoza
sábado 14 de abril de 2018

"El franquiciado es un emprendedor inteligente"

Lo afirmó en Mendoza Marcelo Salas Martínez, presidente de la Asociación Argentina de Marcas y Franquicias (AAMF) y socio director del emblemático Café Martínez.

A Marcelo Salas Martínez (55) se lo notó contento de estar en Mendoza, lo que confirmó al asegurar que se encontró con buenas nuevas. Como que la provincia está dispuesta a ser la segunda filial en el interior de la Asociación Argentina de Marcas y Franquicias (AAMF), que él preside.

A poco de disertar para la Expo Franquicias Cuyo, el también socio-director de Café Martínez y nieto del fundador defendió a rajatabla los beneficios de insertarse en un sistema de franquicias, tanto para el dueño de una marca como para el que la adopta para un local propio.

Se mostró optimista con el panorama nacional y lo reafirmó con números: el sector creció entre 3% y 4% de un año a otro, y esa evolución se mantendría.

También se mostró generoso y se animó a exponer "Las claves del éxito de las franquicias", como se denominó la disertación que dio en bodega Los Toneles, en Guaymallén, a pesar de que dijo que el éxito es el horizonte y donde buscan acercarse, más que un título ya obtenido.

Sin embargo, sus logros indefectiblemente lo asocian a la palabra éxito. Café Martínez suma 86 años de trayectoria y 180 sucursales (160 en el país y las demás en el exterior), y es un ejemplo casi inédito de sistemas de franquicias en Argentina.

En diálogo con UNO, Salas Martínez compartió su enfoque.

–¿Con qué expectativas vino a Expo Franquicias Cuyo?
–Siempre que llego a Mendoza me encuentro, lejos de dar yo las novedades y de explicar algo, con que acá me dan las novedades porque hay emprendedores superpoderosos y marcas divinas con una excelencia extraordinaria. Por la federalización de la asociación, estamos tratando de abrir capítulos en las provincias. Córdoba ya es una y Mendoza es ahora la segunda plaza con la que empezamos a asociarnos. Tuvimos una reunión con la Cámara de Comercio y Franquicias, firmamos un convenio y es probable que sea un hecho antes de fin de año.
–¿Qué beneficios tiene insertarse en un sistema de franquicias?
–Para el que tiene una marca y quiere multiplicarla facilita alcanzar una forma de apalancarse sin poner más esfuerzo corporativo ni económico, porque la franquicia consiste en transferir el conocimiento para que el otro haga el negocio y el que toma el conocimiento opera e invierte para abrirlo. A la marca le sirve para multiplicarse y al franquiciado para entrar rápidamente al mercado laboral, para autoemplearse y de forma rápida para lograr un ingreso que sería mucho más difícil si uno abre un local propio sin marca. El franquiciado es un emprendedor inteligente.

–¿Cuáles son las claves para adquirir bien una franquicia?
–Lo más importante es comprar la guía argentina de franquicias, que contiene todas las fichas de las inscriptas en la asociación. Ahí se puede ver y entender qué rubros hay, cuánto cuesta iniciarse y cuáles son las regalías. Después, es importante vivir las experiencias de las marcas, conocerlas a fondo y cuándo las elige y se va sintiendo identificado, porque hay que entender que comprar una franquicia no es un plazo fijo, tiene que ser algo que le guste, ahí contactar algún consultor y empezar el camino de selección y de reuniones. Es un proceso bastante largo pero hay que hacerlo porque esto implica un cambio de vida.

–¿Cuál es el panorama en el país?
–Los sectores más importantes de franquicias son servicios, gastronomía e indumentaria. Son los más fuertes. El de servicios y de gastronomía están bien, a diferencia de aquellos que no son franquicias, es decir de las marcas en un momento de transición económica fuerte como estamos viviendo hoy, que implica pasar de una economía inflacionaria a otra que intenta no serlo, proceso que atravesamos con dolor y algunos hasta con sufrimiento. Pero vamos a alcanzar el cambio y todos apuntamos a que así sea. Los de la indumentaria lo sufren un poco más, los de la gastronomía y servicios un poco menos y performan mejor que aquellos que no están en el mundo de las franquicias. El sistema ha crecido en promedio 3 o 4 puntos con respecto al año pasado y sigue en ese proceso de evolución.

–¿Cuál es la situación de Mendoza?
–Tiene de excepcional para marcas nacionales que acá se encuentran excelentes operadores, pero también muy buenas marcas. En Mendoza hay mucha gente muy emprendedora y con una fuerza y una energía de trabajo espectaculares.

–¿Cuáles han sido las claves del éxito de Café Martínez?
–En primera instancia siempre nos enfocamos en que el franquiciado gane plata. En segunda instancia, haber aprendido a gestionar una comunidad de franquicias, de la que participan franquiciados, proveedores y clientes. Después, hemos puesto el foco en la capacitación porque el sistema de franquicias se basa en la transmisión de esa experiencia.

–¿Qué tiene el café de particular como producto para una marca?
–Es un producto que es una suerte de elemento presente en todas las reuniones, en todos los momentos. A la cafetería vamos a contarnos cosas, a decirnos que nos queremos, que nos amamos; vamos para asociarnos, para estar solos y también para pensar. El café es un excelente compañero y en Argentina tiene una particularidad: en las cafeterías hemos aprendido a limar diferencias, algo que no pasa en otros países. La ciudadanía en una cafetería es amiga. Lo amistoso que somos en una cafetería es lo que nosotros tratamos de transmitir cuando salimos a otros países con nuestra marca, la sensación de cercanía entre los clientes.
Fuente:

Más Leídas