Mendoza Mendoza
martes 20 de marzo de 2018

El ejemplo de un padre y un hijo que fabrican y donan prótesis de manos

Este viernes entregarán cuatro manos en Mendoza. Guillermo (58) y Gerónimo Cabrera (19), hacen las prótesis en modernas impresoras 3D con el solo fin de ayudar a los que las necesitan

Rodrigo tiene 27 años y aunque nació sin su brazo derecho trabaja rudamente abriendo zurcos en las tierras de San Carlos, en el corazón del Valle de Uco.

Gerónimo tiene 19 años y dedica su tiempo a fabricar prótesis de manos en impresora 3D.

Este viernes, en Mendoza, Rodrigo y Gerónimo se darán un abrazo cuando el muchacho de 19 años le entregue al sancarlino una de las prótesis que fabrica en su casa, junto a su padre, en impresoras 3D compradas de sus bolsillos con el solo fin de ayudar a los demás sin pedir ni recibir nada a cambio.
mano ortopedica.jpg
Una de las prótesis fabricadas por
Una de las prótesis fabricadas por "Te doy una mano". Los diseños obedecen a los pedidos de quienes las reciben.


Brenda Nair, de 6 años, sanrafaelina, recibirá también su prótesis y por primera vez en su vida podrá sostener objetos con la mano derecha. Brenda pidió que su nueva mano tenga decoración de princesa.

La entrega se hará el viernes a las 10 en la subsecretaria de Cultura, en España y Gutiérrez.

Además de Brenda y Rodrigo, recibirán sus prótesis el sanjuanino Javier, de 10 años, que pidió una mano color naranja, y la puntana María Eva, de 15, que pidió que la suya sea de color rosa.
Embed


La fabricación de las prótesis es un emprendimiento familiar denominado "Te doy una mano" que comenzó a gestarse el año pasado cuando Gerónimo Cabrera, por entonces de 18 años, le pidió a su padre, Guillermo Cabrera, que le comprara una impresora 3D con la idea montar un pequeño negocio en su casa de Banfield, provincia de Buenos Aires.

Guillermo nació en Maipú, Mendoza, y hace 40 años se fue "con una mano atrás y otra adelante". Pero le fue bien y hoy dirige un próspero negocio inmobiliario en Banfield.
Embed


Aunque al principio se negó, finalmente accedió a comprar la impresora que le pedía su hijo y poco después le propuso fabricar manos para donar.

Cuenta Guillermo que las primeras prótesis fueron un fracaso, pero fueron aprendiendo, compraron mejores máquinas y hoy ya van por el centenar de manos regaladas. Los costos de los insumos y la compra de las ocho las impresoras profesionales corren por su cuenta.

"No recibimos dinero de nadie. Esta es mi forma de agradecer a la vida por lo que recibí", dice Guillermo.

Fuente:

Más Leídas