Mendoza - Maipú Maipú
miércoles 06 de diciembre de 2017

Dos escribanas fueron imputadas por estafas millonarias

Claudia Módica y Andrea Marún están acusadas de asociación ilícita y fraudes con los que habrían ganado $5.000.000.

Una extensa y dedicada investigación ha puesto en una comprometida situación a dos escribanas de Mendoza, acusadas e imputadas por asociación ilícita y estafas. En la causa hay un tercer involucrado –creen que es el líder de la organización–que está prófugo. Los engaños perpetrados lograron una ganancia que asciende a los 5 millones de pesos.

En la noche del lunes se concretó la detención de la escribana Claudia Silvana Módica, arrestada en su casa ubicada en un barrio privado de Maipú. El martes por la mañana fue imputada por asociación ilícita y por seis estafas. Tras ponerse en conocimiento de las acusaciones, esta mujer pudo recuperar la libertad, ya que se comprometió a cumplir ciertas condiciones y por el pago de una fianza de $1.800.000, que se hará efectivo en cinco días y en seis cuotas de $300.000, correspondientes a la cantidad de estafas que se le atribuyen.

Respecto a la causa de asociación ilícita, luego de la imputación de Módica se supo que en estos manejos hay dos sospechosos más: Marcelo Ravel Cantos y Andrea Emilia Marún. El hombre se encuentra prófugo y con pedido de captura, mientras que la mujer –también escribana– ya fue imputada semanas atrás y permanece libre.

Los tres están acusados de conformar un grupo y engañar a diferentes víctimas, sobre todo con sucesiones de terrenos y propiedades. El modus operandi sería a través de poderes post mortem que conseguían y que terminaban falsificando y poniéndolos a nombre de otras personas que no eran los verdaderos titulares. Una vez realizado esto, lograban vender el inmueble a un interesado.

La sorpresa y la decepción llegaban cuando los herederos comprobaban que lo que les correspondía había sido vendido. Así, los acusados habían llegado a reunir más de cinco millones de pesos. Las víctimas son seis personas hasta el momento, aunque se estima que podrían ser más.

Además de la asociación ilícita, las escribanas también están imputadas por estafas que habrían hecho de manera particular y el hombre involucrado –no es escribano–también tendría antecedentes por estafas.

Este sujeto está señalado como el mentor y quien ideaba todos los engaños. Los pesquisas sospechan que podrían haber más profesionales que participaron de los ilícitos.

La causa la lidera Susana Muscianisi, una de las fiscales de Delitos Económicos.

La suma conseguida con las estafas. Por las pruebas recabadas hasta ahora, los investigadores judiciales han podido determinar que los acusados reunieron $5.340.000 producto de las ventas concretadas con los engaños.
Fuente:

Más Leídas