Mendoza - Vendimia 2018 Vendimia 2018
domingo 04 de marzo de 2018

Diagnóstico único: hay que hacer "otro vino" para salir de la crisis

En el Desayuno de la COVIAR los discursos giraron en torno de la baja del consumo. Es necesario replantear toda la industria

El Desayuno de la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), convertido en el encuentro más importante de la agenda político-institucional de la Fiesta de la Vendimia, este año estuvo atravesado por la moderación y por un diagnóstico unívoco de la industria vitivinícola nacional.

A diferencia de años anteriores, cuando se han lanzado anuncios de peso, este año las autoridades nacionales presentes no trajeron novedades ni promesas. Tampoco hubo críticas virulentas por parte de los dirigentes vitivinícolas hacia los Gobiernos provincial o nacional. Pero lógicamente sí hubo pedidos puntuales y reclamos concretos que el sector necesita para salir de la crisis en la que está sumido.

Este año todos los discursos coincidieron en dar un panorama sombrío sobre el sector. El año pasado, la industria del vino vivió el peor año de consumo de su historia; en paralelo, las exportaciones también vienen en baja porque el combo infernal de inflación alta, costos de producción altos y fuerte competencia externa ha hecho tambalear las ventas al exterior. Esta combinación de factores preocupa a todos los actores públicos y privados, y así lo dejaron en claro cuando tuvieron que hablar durante el acto que se realizó en el patio interno del hotel Hyatt, un rato antes del comienzo del Carrusel.

Ante una auditorio de más de 1.000 personas, con representantes de todos los sectores, invitados especiales, ex gobernadores y dirigentes, empresarios y políticos de primera línea, Ángel Leotta, presidente de COVIAR y anfitrión del evento, arrancó su discurso directo al grano: " Tenemos ante nosotros una prueba de fuego. Sin consumidores no hay vitivinicultura posible ni para productores ni para bodegas; sin mercados no hay vitivinicultura posible para esta generación y para las generaciones que vienen. Sin demanda, no existimos. La magnitud de los desafíos que enfrentamos nos motiva a todos los actores de la cadena vitivinícola argentina a comprometernos, utilizando la articulación entre lo público y lo privado como herramienta primordial para que la vitivinicultura sea política de Estado en materia de producción, en materia de turismo y en materia de relacionamiento con el mundo".

Si bien reconoció acciones positivas encabezadas por el Estado, como la eliminación del impuesto interno al vino que se pretendía aplicar con la reforma impositiva, el dirigente sanjuanino pidió que la elaboración de espumantes también sea alcanzada por este beneficio.

También reclamó que se aumenten los reintegros a las exportaciones con el objeto de mejorar la competitividad de las bodegas que buscan sostener los mercados externos.

Peña, sin anuncios
Cuando le tocó el turno al jefe de Gabinete, Marcos Peña, de tomar la palabra ante el auditorio, se limitó a elogiar los logros alcanzados por la industria para conquistar el mundo con el Malbec y a aplaudir el trabajo común hecho entre el sector público y privado para hacer crecer la industria del vino.
También sostuvo que los "siete trimestres de crecimiento consecutivo que lleva el país ayudan para que el sector del vino pueda seguir creciendo".

Y subrayó que la reforma impositiva impulsada desde el Gobierno ayudará a bajar los impuestos para mejorar las condiciones de producción de la industria. No hizo ningún anuncio de importancia, pero lanzó un tirón de orejas a los empresarios al decir que "tienen que acostumbrarse a competir más en el mercado interno para que haya más oferta y mejores precios".

Cornejo rindió cuentas
Por último, el gobernador Alfredo Cornejo arrancó diciendo "gobernar es rendir cuentas", por lo que hizo una larga enumeración de acciones e inversiones que se hicieron en el último año para beneficiar a la producción agrícola y a las bodegas.

Reconoció que "luego de la bronca inicial" que le produjo el intento del Gobierno nacional de ponerle impuesto al vino, "mediante el diálogo" se logró el objetivo de eliminarlo reconociendo la predisposición de la Nación.

Fuente:

Más Leídas