Mendoza - diabetes diabetes
jueves 09 de noviembre de 2017

Detectaron 15% de cataratas en una campaña del Central

La cifra surgió de un estudio gratuito lanzado esta semana por el hospital. Atienden a unas 200 personas por día.

Un promedio de 200 personas por día participan de la campaña de detección de cataratas que comenzó el martes y durará hasta este viernes en el Hospital Central.

Los resultados concluyen que alrededor del 15% tiene este problema, la principal causa de ceguera tratable, que se puede prevenir con controles que la detecten a tiempo.

"El porcentaje es alto, por eso es importante que la gente acuda una vez al año al especialista para controlarse, sobre todo a partir de los 40 años", explicó Natalia Marquesini, jefa de residentes del servicio de Oftalmología del Central.

Estas campañas son realizadas desde hace cinco años y la que comenzó el martes es la segunda de 2017. La anterior fue en marzo y fueron atendidas 786 personas, se detectaron 140 cataratas y se operaron 120 pacientes.

La principal causa de aparición de este problema es el envejecimiento del cristalino, que se encuentra detrás del iris y la pupila, es decir que a mayor edad, mayor posibilidad de que aparezca.

"Por lo general, pueden aparecer a partir de los 50 años, pero no siempre. Depende de muchos factores también y no todo el mundo tiene", dijo la especialista.

Añadió que el uso prolongado de corticoides, los rayos ultravioletas, el tabaquismo y el alcohol aceleran el envejecimiento y, por lo tanto, colaboran con la aparición de este problema de visión.

La diabetes es una enfermedad que incide también en el desarrollo de esta afección. "Es importante controlar el nivel de azúcar, ya que nunca debería estar alto, por eso es indispensable el control, para evitar mayores complicaciones", advirtió la oftalmóloga.

Si la catarata no se retira en un tiempo prudencial, se va endureciendo, cosa que dificulta su extracción a medida que pasa el tiempo.

Por eso, la atención que se realiza en el hospital público, no solamente es de control, sino de detección y operación. "Acá el paciente se va completo, con los estudios que no solamente apuntan a ver si tiene cataratas, sino también otros problemas. En ese caso, es derivado a especialistas según las particularidades", explicó Marquesini.

Al quirófano
Una vez que el paciente pasó los diferentes controles (en total 5) que son atendidos por 25 especialistas y se verificó el problema, pasa al último eslabón del circuito implementado en la campaña, que consiste en darle las indicaciones para ser sometido a una operación mínimamente invasiva.

"A quienes van al quirófano se les pide los insumos y los análisis, y se les da un turno para la operación, que consiste en colocarle un lente intraocular y se le quita la catarata", explicó la referente del servicio de Oftalmología.

La especialista señaló que la operación es muy sencilla, dura media hora y después el paciente se va a su casa. Es con anestesia local, y se le realizan pequeñas incisiones para quitar la afección y colocar el nuevo lente que le permitirá mejorar su visión y su calidad de vida.

Aconsejó estar atentos a los síntomas, como por ejemplo visión borrosa, disminución de la visión, los ojos pueden tener una mayor sensibilidad a la luz y hasta visión doble en el ojo en el que se está produciendo la catarata.
Fuente:

Más Leídas