Mendoza - Mendoza Mendoza
miércoles 25 de octubre de 2017

Denunciaron la fumigación aérea para combatir la polilla contra la vid

Lo hizo el diputado nacional Guillermo Carmona. Desde el gobierno señalaron que no se trata de fumigación, sino pulverización y que se tomaron los recaudos necesarios

El diputado nacional Guillermo Carmona y la diputada provincial Patricia Galván (ambos del PJ) presentaron una denuncia ante la fiscalía de Estado asegurando que se estaba fumigando de manera aérea para combatir la polilla de la vid, lo que fue negado desde el gobierno de Mendoza.

Según la denuncia, se pone en riesgo la salud de la población al fumigar, esta práctica no está prevista por la ley y afirmaban que el gobierno provincial no ha realizado un procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental con la correspondiente participación ciudadana mediante la realización de audiencia pública.

En la denuncia se solicitaba la intervención de la Fiscalía de Estado "a fin de que adopte las medidas y acciones necesarias a fin de prevenir el impacto que las actividades de fumigación pueden causar en la población y en el ambiente, garantizando el cumplimiento de la legislación vigente en la materia, y requiriendo a las autoridades del Poder Ejecutivo Provincial la inmediata suspensión de las fumigaciones".

De hecho, este miércoles hubo una protesta de productores en el Senasa reclamando que se deje de usar este método.

"Queremos que se cese con las pulverizaciones aéreas, creemos que no es la medida correcta para el control de esta plaga. Si bien son productos de banda verde, son productos químicos y para esos productos se necesitan botas, guantes, un mameluco y barbijo y la gente no anda así vestida en el campo por las dudas que se pulverice", señaló José Ranea, de Trabajadores Rurales Sin Tierra.

"Aplicándolo de forma masiva, no solo va a caer sobre viñedos sino que por el viento puede caer arriba de una población o de cauces de riego", manifestó a Canal 7, y agregó que está tecnica no ha sido consultada.

La voz del Gobierno

Sin embargo, desde el gobierno negaron que se trate de una fumigación. "Es pulverización y lo avaló un comité técnico científico que conformó el Iscamen hace un año para iniciar el combate contra la Lobesia o polilla de la vid".

Según el Gobierno, las decisiones de la marcha del Programa se toman en el marco de un comité Técnico-Científico donde participan los organismos sanitarios nacionales (SENASA e INTA) y los provinciales (ISCAMEN, Gobierno de San Juan y otras provincias vitivinícolas), además del INV, INASE, IDR, Facultad de Ciencias Agrarias, y los representantes del sector privado. "Lo operativo siempre se consensúa y trabaja con todas éstas partes, siempre tomando en cuenta los conceptos del manejo integrado de la plaga, con herramientas amigables con el ambiente. El sector apícola, por lo tanto, está indirectamente representado en esta mesa de trabajo, ya que INTA y SENASA tienen acciones directas con el sector", afirmaron.

En cuanto a la campaña actual, explicaron que "la estrategia de control se basa en el empleo y combinación de varias herramientas, como lo es la Técnica de Confusión, el uso de feromonas floables y el complemento de las anteriores herramientas con el uso de productos específicos como lo son el Bacillus thuringensis y reguladores del crecimiento para el control e larvas y huevos de la plaga".

El hecho de que los productos sean aplicados por pulverización aérea se debe a que el período de tiempo para hacerlo es muy acotado, no obstante solamente se hace en viñedos ubicados a 200 metros o más de zonas pobladas, escuelas y hospitales, para evitar cualquier tipo de riesgo, manifestaron desde el Gobierno.

"Además se respeta a las producciones orgánicas, ya que ni dichas propiedades ni sus vecinas inmediatas son tratadas de esta manera. Las propiedades cercanas a dichas áreas son tratadas por parte del productor, quien recibe el producto para poder efectuar los tratamientos".

En cuanto a los productos usados, explicaron que el Bacillus como Coragen, pertenecen a la clasificación toxicológica IV, conocidos como banda verde, no resultando nocivos para la salud humana ni de otros animales que no sean lepidópteros.

Fuente:

Más Leídas