Mendoza - Córdoba Córdoba
viernes 02 de marzo de 2018

Dejó el sueño de la cumbre por sus compañeros de expedición

Pablo Giesenow es uno de los miembros de Summit Aconcagua 2018. Perdió sus piernas en un accidente hace tres años.

"Mis posibilidades de ascenso a la cumbre eran totales, pero la biomecánica de mis prótesis me impedían descender de la montaña con la destreza necesaria para cualquier emergencia que pudiera ocurrir", explicó en sus redes sociales Pablo Giesenow, integrante de Summit Aconcagua 2018, quien debió abandonar la expedición. Hace tres años sufrió la amputación de sus piernas en un accidente en auto.

Pablo expresó: "La tristeza, por saber que físicamente y mentalmente estaba impecable, fuerte como nunca, aclimatado 100% a la altura extrema. La felicidad de saber que di todo de mí, recibí todo de mis grandiosos nuevos amigos y compañeros".

En los días de descanso, el grupo descansaba en los domos del campamento de Plaza de Mulas, compartían experiencias y se hacían bromas constantemente dando muestras del espíritu de equipo que reina entre ellos.

pablo giesenow.jpg
Pablo Giesenow, uno de los integrantes de Summit Aconcagua. <br>
Pablo Giesenow, uno de los integrantes de Summit Aconcagua.
Pablo Giesenow - Summit Aconcagua 2018

Cuando lo conocimos nos dijo: "Me doblé el tobillo y tuve que subir en helicóptero", mientras, riendo, se levantaba la botamanga del pantalón y mostraba sus prótesis.

Otros le preguntaban si nadaba con sus piernas artificiales, y bromeaban preguntándole si necesitaba el lubricante W40. Él contó que hace tres años que no lucha con los mosquitos y que de regalo a sus compañeros les había llevado bolsas de agua caliente para la cama, que él ya no usa.

Un tipo con un humor especial y una predisposición única a todo lo que debía hacer, a lo que le indicaron los médicos y los guías, hasta que en una de las pruebas notaron que no podía descender rápido de la montaña, lo que podría traer problemas al resto de los integrantes.

"Aprendí y viví situaciones apasionantes, me fortalecí cada día más y fui feliz en mi cumbre a 5.000 metros. Mis compañeros harán la gran cumbre por mí y a ellos va mi corazón ahora", publicó.

El resto del equipo
Cerca de las 19 del miércoles, Silvio Velo, Julián Weich, Pilar Pereyra, Álvaro Casillas, Ezequiel Baraja y Peter Czanyo llegaron al campamento Nido de Cóndores (5.560m), donde permanecieron dos días para recuperar fuerzas. Para hoy estaba previsto que partieran hacia Cólera (5.970m), última parada antes de la cumbre programada.

Los planes de Summit Aconcagua 2018 se mantendrán en pie siempre y cuando sus miembros sigan en buenas condiciones físicas y si el clima los acompaña, ya que está pronosticado mal tiempo a partir del domingo. De hecho, tienen solo una chance o "ventana" para subir.

Ejemplo de superación personal
"El 22 de enero de 2015 fue mi accidente y me desperté el 23 de enero. Al tomar noticia de la situación nueva en mi vida, de la amputación de las dos piernas, creo que algo mágico pasó en mi vida porque lo acepté inmediatamente, nunca miré para atrás, ni me lamenté, ni me pregunté por qué a mí", relató Pablo sobre el día que su vida cambió por completo.

"No tuve culpa en el accidente. Fueron malas condiciones climáticas y desperfectos en el asfalto que el auto me hizo 'aquaplaning' y la punta de un guardarrail ingresó al auto y me cortó como guillotina las dos piernas", detalló sobre el accidente ocurrido en Santa Rosa, La Pampa, cuando viajaba de Córdoba hacia Santa Cruz para ir al cumpleaños de su padre.

Aseguró que para salir adelante "me apoyé en la familia, en los seres queridos, en los amigos, en mirar siempre para adelante y ser consciente de que en ese momento el deporte me salvó la vida".

Pablo demuestra cada día que es un ejemplo en todo lo que hace. "Corro carreras de 3 kilómetros, este año quiero correr una de 5km. Ando en bicicleta 20km cada domingo, voy a natación y al gimnasio.

Además de ejercer abogacía, que es mi otra pasión y me insume 10 horas por día, el deporte ocupa una parte muy importante en mi vida", expresó.

Con todo esto, el abogado cordobés aseguró que sabe que los límites son más mentales que físicos, y que a tres años de semejante accidente que sufrió estuvo en lo alto mirando hacia la cumbre del Aconcagua.

"Dentro de las cosas que no me imaginaba vivir a esta altura era tener 4G o wifi. Es la magia de la tecnología que nos permite estar comunicados", relató Pablo. Además aseguró que disfrutó de "las eternas charlas y conocer cada día más a cada uno de mis compañeros, a la gente que transita por Mulas, a los guías, a Fernando Grajales, que nos acompañó todo el tiempo, y conocer a quien me invitó, Matías Gutiérrez Moyano, de Summit Aconcagua".
Fuente:

Más Leídas