Mendoza - Mendoza Mendoza
viernes 18 de mayo de 2018

De la cooperadora de la escuela a presidir la FEM

Alberto Carleti (59) asumió este lunes ese rol en la Federación Económica de Mendoza y estará al frente de ProMendoza. Dice que las economías regionales atraviesan una situación complicada.

Su apellido, que remite a cerezas, estuvo presente en los medios por muchos días aunque él sólo tenía una relación lejana con los protagonistas de la noticia. Desde el lunes Alberto Carleti (59) es la cabeza de la Federación Económica de Mendoza (FEM) y también de la fundación ProMendoza, ya que la presidencia le corresponde este año precisamente a la FEM.

Carleti es, además, el presidente de la Cámara de Comercio, Industria, Agricultura y Turismo de Tunuyán, una de las 53 instituciones de este tipo que integran la federación.

–¿Qué perfil quiere darle a la FEM en su gestión?
–Nosotros tenemos una tarea interna primero por delante porque somos un equipo nuevo. La federación tiene que trabajar en lo territorial en cuanto a las cámaras y vamos a trabajar en algunos temas de planificación estratégicos y con una mirada de Mendoza a largo plazo, pero tenemos que dedicarnos a recabar la problemática de las cámaras y comenzar a trabajar. Queremos federalizar hacia dentro de la provincia y en esta mirada hay que dejar un poco de lado el día a día.

–¿Hay voluntad de asociarse a este tipo de instituciones?
–Hay que revalorizar el trabajo que se hace a través de estas instituciones, tenemos cámaras territoriales que tienen trabajo de muchos años y que han mostrado y han perdurado a través del tiempo por la voluntad de los miembros de participar y hay que potenciarlo, es el trabajo de fortalecimiento institucional.

–A nivel personal, ¿qué significa esto para usted?
–Soy institucionalista, creo que uno a través de esto puede contribuir a los distintos ámbitos, participé en la cooperadora de la escuela de mis hijos, en el club de campo, entendiendo que en el trabajo en conjunto uno puede ayudar. Es un ámbito que me gusta, estas instituciones deben ser la génesis de las políticas de Estado, son muy importantes las cámaras territoriales, es la manera que tiene de hacerse sentir la problemática que existe en los distintos lugares.

Foto-01 (9).jpg
Tiene la palabra. Alberto Carleti.
Tiene la palabra. Alberto Carleti.

–¿Cómo ve la situación de las economías regionales?
–Están con un alto grado de complicación. Gran parte de las economías regionales vienen mostrando problemas y reclamando por la rentabilidad, por distintos motivos han sufrido el aumento de los costos y los precios de productos primarios se rigen por oferta y demanda. La situación es compleja y la solución no se ha ido encontrando. El cambio es una de las variables que son importantes para la rentabilidad para gran parte de las economías, sobre todo para las que tienen un sesgo exportador ayuda mucho y en muchos casos soluciona el problema de rentabilidad. El aumento de esta semana va a mejorar las situaciones de rentabilidad de algunas actividades, pero lo malo es que el incremento del dólar se ha producido por un problema externo, por una corrida cambiaria, la apreciación del dólar no es producto de un plan o de una estrategia o de una política. El riesgo es que el incremento se pasa a los precios, que todas las variables se ajusten por la devaluación y lo que se termina viendo es que cuando se ajustan todos esos precios ese diferencial que se produjo desaparece.

–¿Se han sentido relegados por el Gobierno?
–Cuando uno mira o analiza lo que nos ha pasado, creo que sin ninguna duda es así. El Gobierno nacional, que es el que puede influir sobre las variables, no ha tenido en cuenta o si lo han tenido no han encontrado la solución para estas economías. Se piensa desde Buenos Aires que el campo es el que se dedica a la producción de granos y el núcleo central, y fue un sector que con la quita de retenciones les mejoró la rentabilidad. Nos eliminaron las retenciones pero el problema es mucho más serio, si bien en ese momento se vio como una buena posibilidad era una demostración de algo que se venía pidiendo desde hacía mucho tiempo, no terminó teniendo una incidencia importante.

–¿La mano de obra es otra de esas variables?
–Se viene planteando que en nuestras actividades la gran diferencia que hay con la Pampa húmeda es que tenemos un componente de mano obra de mayor por hectárea que el que tiene cualquier actividad otra actividad del agro. Pero el problema no es sólo el costo sino también la carga impositiva que viene asociada, se viene reclamando que es algo que se debe atender, eso hace que haya un alto grado de informalidad. El otro problema serio es que tenemos tareas temporarias como la poda, el raleo y la cosecha, donde el sistema de registración es muy complejo y a medida que se fueron generando planes que se perdían cuando el obrero se registraba ya no querían ser registrados para no perder el plan y eso genera mucha informalidad.
Fuente:

Más Leídas