Mendoza - Las Heras Las Heras
martes 05 de junio de 2018

Cuatro policías de Mendoza y 6 civiles, culpables de un secuestro

La Justicia federal condenó a una banda a penas de 18 años de cárcel a 3 años y 3 meses tras las rejas. El caso es de 2016.

La Justicia federal condenó a diez personas por el secuestro extorsivo de una mujer, ocurrido en Las Heras en febrero de 2016. Cuatro de los culpables son policías de Mendoza.

Las penas de prisión dispuestas por el Tribunal Oral Federal 2 van desde los dieciocho años hasta los tres años y tres meses.

El fallo de los magistrados Fabián Cortés, María Paula Marisi y Alberto Carelli fue unánime y demandó una deliberación secreta relativamente breve si se tiene en cuenta lo delicado del caso: no más de una hora y media para decidir.

Esto quiere decir que los jueces no tenían que debatir mucho acerca de la culpabilidad de los ahora sentenciados.

Para los usías, los diez enjuiciados participaron en el secuestro de Antonella, de 26 años, por cuya liberación, ocurrida doce horas después del golpe, la familia pagó dinero en efectivo en dos tandas: $414 mil y U$S1.000, más $201 mil y U$S15 mil.

A la distancia
Dos de los condenados escucharon el fallo a través de videoconferencia, desde el penal de Ezeiza.

En Mendoza, el tribunal y los demás presentes los vieron a través de una pantalla, con audio y movimientos que llegaban levemente diferidos por acción de la tecnología. Uno de ellos, Carlos Alberto Fernández, recibió la pena más severa de toda la banda: 18 años tras las rejas. El otro, Héctor Quinteros, recibió una pena similar: 16 años.

Los otros ocho acusados vivieron el desenlace en la mismísima sala de debates de los Tribunales Federales de Mendoza, acompañados por los abogados defensores y algunos parientes y allegados que fueron autorizados a ingresar. Todo el escenario estuvo fuertemente custodiado por personal policial de la Federal.

El onceavo involucrado en este caso falleció meses atrás, por lo cual la causa en su contra perdió sentido.

Policías
La situación procesal del policía mendocino Aníbal Luna se avistó de por sí muy delicada durante la investigación penal preparatoria y el desarrollo del debate oral y público. Y así lo dejó entrever el propio Luna cuando se vistió de riguroso traje para impresionar a los jueces al momento del desenlace, seguramente por consejo de su abogado.

Sin embargo, Luna recibió la condena más dura entre los uniformados: 14 años. Que sus colegas Marcelo Javier Amaya, Néstor Miranda y Fabio García hayan sido sentenciados cada uno a 7 años y 6 meses de cárcel tiene una explicación: que Luna fue considerado partícipe necesario del delito de secuestro extorsivo en perjuicio de la víctima. Es decir, su rol fue indispensable para que el delito se llevara a cabo. Sin él, no podría haber ocurrido. A Luna se lo vincula como enlace con los civiles que participaron en el golpe.

A los uniformados Amaya, Miranda y García se los condenó por menos años porque la calificación legal en su contra fue menor: haber sido partícipes secundarios.

Dos agravantes aplicó el tribunal al momento de fijar el monto de la pena de los cuatro policías: que el secuestro de Antonella fue cometido por "tres o más personas" y el hecho de pertenecer a una fuerza de seguridad.

Ramificaciones
El caso comenzó a investigarse en Mendoza, pero derivó en tres operativos y detenciones en Buenos Aires, donde se incautaron armas de fuego en grandes cantidades y vehículos. Justamente ese acopio de las armas complicó aun más a los ahora sentenciados.

La suerte de los condenados quedó sellada en menos de cinco minutos. A algunos se los vio desfigurados no sólo por haber sido condenados sino por la gran cantidad de años que deberán pasar en la cárcel.

Uno que otro pariente ensayó un grito desesperado por el epílogo.

Uniformados. Aníbal Luna, Marcelo Javier Amaya, Néstor Miranda y Fabio García quedaron más complicados por ser personal de una fuerza de seguridad y porque el delito fue cometido por "tres o más personas".
Civiles. Carlos Alberto Fernández Rosales (18 años de cárcel), Fernando Lira (17 años de cárcel), Héctor Quinteros (16 años de cárcel), Pablo Bustos (15 años de cárcel), Néstor Rosales (5 años) y José Rosales (3 años y 3 meses de prisión).

12 horas de cautiverio soportó la víctima. A las 8 fue interceptada en San Martín y Santa Rita de Las Heras por tres vehículos y llevada bajo amenaza de arma de fuego. A las 21 fue liberada en Bajada de Arrollabes y Jujuy.


Fuente:

Más Leídas