Mendoza - Mendocinos del año Mendocinos del año
domingo 24 de diciembre de 2017

Cuatro médicos que enorgullecen a la provincia

Uno vive en Buenos Aires, otro en Miami y los otros colaboran con su actividad desde Mendoza. La historia detrás de cada uno

Son cuatro profesionales de la medicina, con experiencias distintas y provenientes de ámbitos diferentes, pero con una característica en común: son mendocinos y se destacan por su trabajo a nivel nacional e internacional.

Se trata del director del hospital de Clínicas, Roberto Iérmoli; del ginecólogo Adrián Gaspar, del cirujano plástico Ricardo Luna y del neurólogo Mario Salassa.

Iérmoli aseguró que a través su cátedra en la UBA el objetivo que persigue es formar a los médicos en cultura general, y en que puedan obtener una visión biopsicosocial de la medicina. "No existen malos alumnos, sino alumnos poco estimulados", manifestó quien se siente orgulloso de ser un egresado de la UNCuyo.

Por su parte, Adrián Gaspar, un ginecólogo cuyo trabajo revolucionario para tratar el síndrome de premenopausia a través de la técnica del láser ha sido reconocido a nivel mundial, siente que en su provincia no es tenido en cuenta. "Intenté hacer una presentación en el Congreso Argentino de Ginecología, pero me la rechazaron por falta de evidencia científica, y yo vengo de disertar en congresos internacionales al respecto". El profesional –actualmente vive en Miami– manifestó que ya está trabajando en nuevas investigaciones con resultados positivos.

En un sentido similar, y con la intención de mejorar la vida de las mujeres después de un padecimiento tan profundo como es el cáncer de mama, el cirujano plástico Ricardo Luna, que dirige la fundación Ecológica Andina, ha decidido donar su trabajo para realizar operaciones reconstructivas a aquellas pacientes que no pueden costearse su tratamiento. Lo hará, en primer lugar, a través del Municipio de Guaymallén. El programa se denomina Reconstruyendo tu Vida y apunta a que las mujeres puedan empezar de nuevo, no sólo desde la salud física sino desde la atención psicológica y lo estético. Es una apuesta por la atención integral de las secuelas del cáncer.

Por último, Mario Salassa, el neurólogo que ayudó a salvar la vida de tres niños que viajaban en el micro de Turbus que volcó en febrero en alta montaña y en el que murieron 19 personas, explicó que no se sentía una figura destacada.

"Sólo quiero crear conciencia, porque siento que los mendocinos no estamos a la altura de las circunstancias, no tenemos un plan para abordar una emergencia en el paso a Chile. Esto tiene que cambiar. Creo que hay falta de presencia de las autoridades de control en un lugar tan peligroso y con poco acceso a la atención como es lo es la ruta a Chile. Mi objetivo al venir acá es seguir insistiendo en la educación vial", opinó.
Fuente:

Más Leídas