Mendoza Mendoza
domingo 21 de enero de 2018

Crisis de la Iglesia Católica: crece "el creer sin pertenecer"

Una encuesta del Conicet revela que sólo el 23% de los argentinos se relaciona con Dios a través de la Iglesia como institución

La lectura es contundente. La mayoría de los diarios latinoamericanos e, inclusive, algunos europeos destacan la indiferencia y las críticas con que Chile recibió al papa Francisco en su sexta visita a la región y recalcan la contradicción de pedir perdón por los abusos sexuales a niños e invitar a un obispo, acusado como cómplice de ellos, a la misa pública.

La crisis de representatividad de la Iglesia Católica es palpable. En una encuesta realizada por investigadores del Conicet a 2.403 argentinos de todas las regiones, de los cuales el 76,5% se asume católico, ante la consulta ¿usted se relaciona con Dios a través de... ? el 61,1% dijo relacionarse por cuenta propia y sólo el 23,1% admitió hacerlo mediante la Iglesia.

Es más, de los consultados casi el 83% de los creyentes está de acuerdo con que se puede ser religioso sin ir a la iglesia.

"Lo que sucede es que se quebró el monopolio católico. No es que la gente dejó de ser religiosa, sino que pone su creencia en otro lugar y no en esa institución. Las críticas que se vieron en Chile no indican que los chilenos no sean creyentes o sean agnósticos, sino que buscan otras dimensiones espirituales y no las encuentran en la institución católica", analizó el doctor Fortunato Mallimaci, sociólogo e investigador del Conicet, y autor del Atlas de las creencias religiosas en la Argentina, editado en 2013 basado en la Primera Encuesta sobre Creencias y Actitudes Religiosas en Argentina.

Esa investigación que se realizó durante años y contó con el trabajo de especialistas en religión de la Universidad Nacional de Buenos Aires, de Cuyo, de Santiago del Estero y del mismo Conicet, arrojó datos confiables sobre las creencias de los argentinos y allí se resalta que cada vez se da más "el creer sin pertenecer..." y que esa situación impulsó a las instituciones católicas a un acercamiento y una seducción por y para que el Estado impusiera un coercitivo orden cristiano y así compensar desde el poder aquello que no puede ser obtenido desde el consenso".

Desde esta mirada, tal vez se entienda la decisión del Vaticano de que el papa Francisco visitara Chile, ya que según publicó la BBC, es el país de Latinoamérica en que peor imagen se tiene de la mayor autoridad católica.

El dato coincide con aquella investigación del Conicet, en la que se muestra que en Argentina el 76,5% de los encuestados admite pertenecer a la religión católica. En Chile sólo representan el 67%, ya que allí hay un aumento sostenido de evangélicos y otras religiones.

Claro que puertas adentro de la Iglesia la percepción dista mucho de aquella apatía.

"Vimos la encuesta. Hay que tener en cuenta que Chile está viviendo un punto de inflexión, un cambio epocal y con esta sensibilidad hay otras exigencias sociales. Hay un movimiento más laicista, de un Chile que mira otras regiones del mundo y pareciera que eso debiera ser una postura contra la Iglesia.
Después lo que uno vive con la gente no es así, está todo el mundo muy contento con la visita del Papa", le dijo a radio Nihuil el sacerdote chileno Sebastián Vera, quien se ordenó en Mendoza y participó de la visita papal en la comuna trasandina de Maipú.

Mujeres al sacerdocio
Unos de los postulados doctrinarios de la Iglesia Católica que más discusión generan en ciertos fieles son los que involucran la autonomía y la libertad de conciencia.

Allí surgen planteos siempre eludidos, como son el rol sumiso en el que permanece la mujer dentro de la institución y la imposibilidad que tiene acceder al sacerdocio.

En la encuesta a los argentinos se resalta que más del 60% cree que se les debería permitir a las mujeres llegar al sacerdocio.

"En la Iglesia Católica la mujer no es considerada un sujeto moral, porque las doctrinas morales las elaboran un conjuntos de varones, ancianos y célibes; no son sujetos teológicos, porque la teología oficial la elaboran varones; no son sujetos religiosos, porque la mujer no se puede vincular con su Dios si no es a través de un varón y no son sujetos eclesiales, porque no pueden participar en igualdad de condiciones con los varones", analizó el abogado Carlos Lombardi, especialista en temas eclesiásticos y representante legal de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico de Argentina.

Ser católico y aceptar el aborto
"En nuestras investigaciones se puede ver que los creyentes en casi todas las religiones, pero principalmente en el catolicismo, se han alejado de la institución y en ese distanciamiento hay muchas prácticas que se contradicen con lo que la institución propone, pero eso no le genera al creyente un conflicto identitario. Pueden sentirse católicos a pesar de estar a favor del aborto o de usar métodos anticonceptivos. Eso a la institución le genera un problema, pero no al creyente", infirió el sociólogo mendocino Ezequiel Potaschner, quien participó del citado atlas argentino y continúa trabajando en investigaciones de la Facultad de Ciencias Sociales y Políticas.

La valoración de Potaschner se corrobora con los resultados de la encuesta sobre este tema controversial. Si bien hay opiniones divididas, el 63,9 expresa estar de acuerdo con el aborto en caso de violación, riesgo de la vida de la mujer o malformación del feto. Dos de tres argentinos aprueba el marco legal.

religios.jpg


La pederastia acentúa la crisis
Los abusos sexuales a chicos hipoacúsicos que sucedieron en el Instituto Próvolo de Luján, provocaron una implosión puertas adentro de la Iglesia local.

"La influencia de los casos de abuso sexual en la huida de los fieles no es menor. Los mismos voceros dicen que les resta credibilidad y saben que es así porque en varios casos la sanción a un pederasta es que se vaya a tal iglesia a pasar sus días en oración", criticó el abogado Carlos Lombardi, representante legal de algunos padres de chicos que habrían sido víctimas.

"Ciertamente ha sido un sismo grande para la comunidad y para la Iglesia en particular, pero desde el dolor nos ha ayudado a cuidar más el mensaje y los valores en que vivimos y nos llevó a pensar en la purificación. Crisis significa etimológicamente purificación, por eso desde un deseo honesto de Justicia y pensando en un nunca más, buscamos purificarnos", dijo Marcelo De Benedectis, vocero del Arzobispado.
Fuente:

Más Leídas