Mendoza Mendoza
viernes 22 de diciembre de 2017

Cornejo busca entregar 10.000 casas en su mandato

Alfredo Cornejo se puso esa meta para cuando finalice su gestión. Lo dijo tras entregar 28 dúplex en Las Heras

Si el gobierno mendocino quisiera poner al día la demanda de viviendas para que nadie se quede sin el sueño de la casa propia, debería construir y entregar unas 35.000 casas, dato ya avejentado que resultó del Censo Nacional 2010 y que hoy sería mucho más alto, llegando quizá a las 50.000, cifra que se conoce como el déficit habitacional.

Cada año, Mendoza suma unas 2.500 nuevas familias que necesitan una vivienda. Si el sistema público y privado entregó durante ese año solo 1.000 viviendas, las 1.500 que había que hacer y faltan son parte del déficit habitacional.

El gobernador Alfredo Cornejo adjudicó ayer a una política demagógica de los gobiernos anteriores con las casas del IPV el hecho de que haya un altísimo déficit de viviendas.

No lo apuntó como la única causa pero argumentó que "una gran mayoría de los que hoy tienen viviendas del IPV pagan cuotas de entre $50 y $100, monto que no permite al Estado recuperar los fondos para seguir haciendo nuevas viviendas".

El mandatario aclaró que "el monto irrisorio de la cuota no es culpa de las familias que recibieron sus casas sino de los gobiernos anteriores que hicieron demagogia con la política de vivienda" al permitir que persistieran estos valores.

Así justificó que de ahora en adelante quienes reciban una casa del IPV tendrán una cuota razonable que se ajustará por el índice UVA, que actualiza el valor por la inflación, los intereses bancarios y el costo de los materiales de la construcción.

Y recalcó que el pago en término de los beneficiados con una casa del IPV permite al Estado recuperar fondos para hacer más casas para los que las necesitarán en el futuro.

Lo afirmó ayer durante la entrega de 28 departamentos ubicados en calle Sarmiento de Las Heras.
El mandatario explicó que "el déficit habitacional es muy alto en la provincia, a lo que se agrega que para casi el 90% de la población es imposible construirse una casa con recursos propios".

Señaló que "en caso todos los gobiernos mendocinos desde 1983 hasta la fecha se construyeron y entregaron unas 10.000 casas por periodo (cada cuatro años) pero esto no sirvió para bajar el déficit de viviendas sino solo para que no se incrementara el que ya se arrastraba de hacía muchos años".

Seis mil casas en dos años
En ese contexto, Cornejo anunció que "nuestra meta, al menos, es terminar el mandato habiendo entregado 10.000 viviendas".

Señaló que "ya hemos entregado unas 4.000" por lo que el gobernador se propone promover la construcción a través del IPV y del sector privado de otras 6.000 en los dos años de mandato que le restan en el sillón de San Martín.

Para ello adelantó que buscarán firmar convenios con empresas privadas para iniciar emprendimientos conjuntos con el Estado que permitan a ambos sectores afrontar el riesgo y los costos de ampliar la oferta habitacional.

Por supuesto no olvidó una cita para sus dos antecesores, Francisco Paco Pérez y Celso Jaque: "Durante esos dos gobiernos se entregaron unas 5.000 casas en cada uno. Es decir no solo no redujeron el déficit sino que lo incrementaron".

La prueba de tal afirmación fue el barrio que estaba entregando, y que es uno de los tantos que quedaron pendientes de levantar y adjudicar en la gestión de Pérez.

"La gente nos apoya"
Tras los severos incidentes por la reforma previsional y el debate sobre la polémica ley, el gobernador Cornejo evaluó que en Mendoza "hay un clima de tranquilidad social y vemos que la gente comprende las reformas y las apoya".

Recalcó que "ve un gobierno de orden, de tranquilidad, de paz, de armonía y hay una minoría que trata de torcer a su voluntad la interpretación de los hechos sociales, económicos e institucionales".

El mandatario se resistió a creer que hay mala recepción de la ciudadanía por las leyes que impulsa el Gobierno nacional y por las medidas que toma su propia gestión.

En cambio, apuntó a "los denunciadores seriales que se la pasan diciendo que va a pasar una u otra cosa y al final no es cierto. Creo que cuando hay un ruido y se imponen los más gritones, los que tiran piedras, los más violentos, imponen una versión de la realidad que meses después no se verifica", se quejó.

Peaje para la ruta a Cacheuta
Durante la entrega de 62 máquinas nuevas y reacondicionadas para construir y mantener caminos de Vialidad provincial, Alfredo Cornejo anunció además que se cobrará peaje en la ruta 82 que va a Cacheuta y Potrerillos, localidades que quedarán reconectadas cuando se finalice el túnel en construcción.

El objetivo es recuperar parte de los $400 millones que costó esa obra.
Fuente:

Más Leídas