Mendoza Mendoza
domingo 21 de enero de 2018

Con tres meses de demora, la terminal espera las obras

El inicio estaba pensado para octubre, pero por ahora no hay nada más que los cierres perimetrales del predio

El anuncio se hizo en febrero y fue para las "próximas semanas". Varios meses pasaron hasta que volvieron a confirmar: "La obra empieza en setiembre con el cierre perimetral y en octubre con el interior". Sin embargo, a pesar de las promesas, la terminal de Mendoza, que lleva el nombre del recordado Padre Jorge Contreras, sigue igual que hace casi un año, cuando se oficializó que se iba a renovar. Los comerciantes están inquietos porque aseguran que nadie les dice cuándo empezarán los trabajos y dónde los reubicarán durante ese tiempo.

Desde octubre hasta la fecha, lo único nuevo que se ve en la terminal es muy reciente y es el cierre del frente del ala norte, la más importante y la primera que será intervenida, con grandes chapas. Sin embargo, al entrar al lugar, todo luce igual.

Eso es lo que tiene algo incómodos a los comerciantes, que aseguran que todavía nadie se ha vuelto a comunicar con ellos y la incertidumbre es saber finalmente dónde los colocarán. Vale recordar que, para cada ala, está pensado que la obra demore un año, es decir, tres años en total.

"No nos dicen nada, ni a nosotros ni al dueño. El rumor, incluso, es que le dieron a la empresa una prórroga de seis meses más para que comience", expresó un empleado de un comercio que, al igual que muchos otros trabajadores, prefirió, para evitar posibles consecuencias, no dar su nombre y apellido tras brindar el testimonio.

Además, hay quienes aseguran que los alquileres aumentaron de manera exponencial en los últimos meses y que por ese motivo, muchas personas tuvieron que dejar su espacio.

"Pasamos de pagar entre $10.000 y $11.000 a $16.000 o $17.000, es una situación insostenible", aseguró otro comerciante.

Inicio de obra aprobado
La obra fue adjudicada a Estación Terminal Mendoza SA, integrada por las empresas Autotransporte Andesmar, Andesmar Cargas, Traslar SA, Cata y Grupo Ceosa. La UTE (Unión Transitoria de Empresas), además de ejecutar los trabajos, tomará la concesión de la terminal por los próximos 20 años.

Sin embargo, la terminal sigue perteneciendo a la Provincia y es la Secretaría de Servicios Públicos la que debe controlar que los trabajos se concreten en el tiempo propuesto por la unión de empresas.
Desde la cartera informaron que estaría todo dado para que en los próximos días comiencen de una buena vez las postergadas y esperadas obras.

"Desde el 2 de enero ya tienen el inicio de obra. Están haciendo correcciones en el cierre perimetral, están dando estructura al obrador, y cuando terminen de cerrarlo comienzan con la primera etapa".

Por el momento, no hay muchos avances a la vista y los comerciantes vuelven a dudar sobre esta información.

"Esperamos que todo se aclare y que empiece la obra por el bien de todos", cerraron.

En cada sector, se trabajará un año y la estación estará siempre abierta
La obra que está a cargo de Estación Terminal Mendoza SA, UTE integrada por Autotransporte Andesmar, Andesmar Cargas, Traslar SA, Cata y Grupo Ceosa, durará tres años y está planteada con una inversión total de $260 millones.

El primer sector intervenido será el ala norte (calle Reconquista), ingreso principal de peatones y utilizado también como parada de taxis. La idea es empezar por allí por ser el ala que más tránsito y mayor cantidad de comercios tiene.

La segunda etapa será la del ala este (calle Alberdi) y la última la del ala oeste (Costanera). Las tareas en cada una de ellas durarán un año, y mientras duren las obras, cada sector irá quedando inhabilitado, pero se ha asegurado que la terminal siempre estará en funcionamiento y nunca se la cerrará completamente.

Para una mejor ubicación espacial, el ala norte es el sector del que salen los micros de larga distancia nacionales, desde el sector este salen los viajes internacionales y funciona el servicio de encomiendas, mientras que en el oeste está apostado el transporte urbano.

El aspecto distintivo que buscarán darle a la nueva terminal será la sala de preembarque al estilo aeropuerto, un sector con el que pocas terminales del país cuentan.

El objetivo principal es brindar confort a los pasajeros, algo que por el momento no ocurre, y dotar de una mejor propuesta arquitectónica a un edificio histórico de la provincia.
Fuente:

Más Leídas