Mendoza - Mendoza Mendoza
jueves 30 de noviembre de 2017

Como los niños, las mascotas deberán viajar con cinturón y atrás

La nueva Ley de Tránsito, que entrará en vigencia en enero de 2018, tiene una enorme lista de modificaciones respecto a su antecesora.

La nueva Ley de Tránsito, que fue sancionada el martes y que entrará en vigencia en enero de 2018, tiene una enorme lista de modificaciones respecto a su antecesora, cambios que deberán ser tenidos en cuenta por los conductores si no quieren sufrir sanciones cuando pasen un control policial.

Uno de esos cambios importantes es que las mascotas no podrán viajar sueltas dentro del vehículo como ocurría hasta ahora. Ni el perro más chiquito, que era muy común que fuera en brazos del conductor, ni el más grande en el baúl o en la caja de una camioneta podrán circular por las calles de Mendoza si no están atados y en el asiento de atrás del vehículo.

Para eso será necesario que todas las personas que tengan mascotas, ya que la ley no habla únicamente de perros, se adapten a la medida comprando el cinturón especial que ya se vende en algunas veterinarias o pet shops.

Jéssica Oliveri, dueña de un comercio, explicó que no se trata de un arnés que se engancha en otra prenda que se le coloque al animal, sino un cinturón que se prende directamente en la correa (o en el pretal, aunque no es imprescindible) y que va a la ranura donde se engancha el cinturón de seguridad del auto.

"No vienen en distintas medidas, es regulable, entonces si es un caniche o gran danés, se usa el mismo y se regula. Cuesta $90 y no hay variedad de modelos, aunque tal vez con la ley saquen diferentes modelos, pero por ahora no", contó Oliveri.

Casi no se vende
Los dueños y empleados de distintas veterinarias coincidieron en que hasta el momento casi ninguno de sus clientes les ha pedido el cinturón para llevar a las mascotas en el auto. Es más, en muchos comercios ni siquiera los llevan los proveedores, dado que difícilmente puedan venderlos.

"En general no se vende, ni lo piden. Una sola persona lo llevó porque sabía de la ley que se iba a sancionar, pero creería que ahora se va a empezar a vender, pero muchas veces las personas no toman conciencia hasta que no les pasa algo, que en este caso sería que los paren y los multen", explicó la dueña de un local.

De todas maneras, tiene un lado positivo y es que no es un producto caro. Si alguien quisiera comprar el cinto, y además un pretal para mayor comodidad, no gastaría entre los dos productos más de $300.

Comercios de barrio no lo tienen
Tras una recorrida por veterinarias y pet shops de menor tamaño ubicadas en barrios no tan céntricos del Gran Mendoza, Diario UNO corroboró que en su gran mayoría no tienen el cinturón de seguridad especial para mascotas.

La explicación más repetida es que en general quienes van a esos comercios únicamente lo hacen para comprar el alimento balanceado y no mucho más.

Por ese mismo motivo es que los proveedores de las prendas para mascotas, como son los pretales, las correas, los collares y los abrigos directamente no llevan a los comercios el cinturón para vehículos.

Para facilitar la comercialización, que será necesaria ya que todos los que viajen con mascotas deberán llevarlas atadas desde enero, será clave que los comercios del rubro empiecen a tener este producto y, por ende, que los proveedores también los distribuyan.

Sin superar la capacidad
El otro aspecto a tener en cuenta es que, igual que con la cantidad de personas, no se podrán llevar más mascotas de las que permite el diseño del vehículo.

Es decir, si el asiento trasero tiene lugar y broches para tres cinturones de seguridad, será ese el máximo de animales que se puedan transportar. Si el automóvil es más pequeño o solo cuenta con dos broches, el máximo será ese.

Además, está prohibido que las mascotas viajen en el asiento delantero del vehículo, para evitar interferencias con el conductor.

Son varias las exigencias de la nueva ley, por lo que será imprescindible que los conductores la estudien atentamente para evitar sanciones.
Fuente:

Más Leídas