Mendoza Mendoza
martes 19 de diciembre de 2017

Comenzó la construcción de una alcaldía en Tunuyán para descomprimir comisarías

El nuevo edificio podrá albergar a 50 internos que esperen resolución de la Justicia, oriundos del Valle de Uco

Como parte del plan que el Ministerio de Seguridad anunció e inició a principios de año para aumentar en el 50% las plazas carcelarias, comenzaron las obras en Tunuyán para construir una alcaldía. Este es uno de los edificios contemplados para este cometido. En ella buscan albergar de forma transitoria a unos 50 presos, evitando la superpoblación en las comisarías departamentales, que cuentan por día con entre 5 y 10 aprehendidos. Muchos de ellos, denunciados por violencia de género.

Este último delito que, apenas radicada la denuncia, lleva a la aprehensión inmediata de los acusados, ha llevado a que las dependencias valletanas se vean colapsadas mientras actúa la Justicia.

Esto y la necesidad de concentrar las tareas propias de cada procedimiento, lo que permitiría mayor agilidad y ahorro en el uso de recursos humanos y materiales, alentó el inicio de la obra que debe estar terminada para agosto de 2018.

"Se está viendo cada vez más periódicamente el delito de violencia de género. Por eso, también, el hacinamiento de las comisarías. Hoy, por día, tenemos entre 2 o 3 novedades referidas a casos de violencia de género en cada dependencia", detalló el comisario inspector José Luis Velarde, a cargo momentáneamente de la distrital Valle de Uco, especificando que las primeras directivas de las oficinas fiscales para seguir con las medidas judiciales de rigor es proceder a detener a los acusados que, en un principio, quedan demorados en los calabozos de cada comisaría.

Ahora podrían ser trasladados directamente a este nuevo edificio, en donde se emplazará la alcaldía de regímenes especiales Nº3, que funcionará como lugar de tránsito en el que se alojarán internos de sexo masculino que esperan que la Justicia resuelva su situación y los absuelva o los traslade definitivamente a los penales de Boulogne Sur Mer o San Felipe.

"De esta manera, se optimizan los recursos económicos y humanos, ya que se evitan los traslados hasta la Ciudad de Mendoza", aseguraron desde el Gobierno.

"Tenemos permanentemente entre 5 y 10 detenidos en cada comisaría, y el recurso a veces no alcanza para dar cumplimiento a todas las medidas que nos ordenan los ayudantes fiscales, como que haya que trasladarlos a Mendoza o al cuerpo médico forense. A veces usamos muchas movilidades que dejan desprotegidos de seguridad a los tres departamentos", agregó Velarde.

El funcionario adelantó que la idea desde el Ministerio de Seguridad es que se provea a este edificio de más profesionales, donde se concentren varios procedimientos, como por ejemplo las pericias físicas y psicológicas.
Fuente:

Más Leídas