Mendoza - Mendoza Mendoza
domingo 11 de febrero de 2018

Colapso vial: la única solución es a largo plazo y apostar al colectivo

Tanto el Gobierno de Mendoza como especialistas coinciden en que hay que desalentar el uso del auto en pos del transporte público

El 2017 fue, después de 2013, el año en que más autos se vendieron en la historia de la actividad automotriz en Argentina. Con muchos más vehículos en las calles y una infraestructura que corre atrás, el resultado de la ecuación es simple: el colapso. Los embotellamientos, los bocinazos, los choques en cadena, el tránsito apretado y el estrés de los conductores, el embotellamiento otra vez son las postales que los mendocinos viven todos los días. El tránsito en el Gran Mendoza de cara al comienzo de clases será tan caótico como siempre –o quizás peor– y las soluciones sólo pueden darse a mediano o largo plazo.

Por día, ingresan a la ciudad de Mendoza 250.000 autos en promedio, más otros 150.000 de los vecinos, más el transporte público de pasajeros. A ese enorme caudal circulante se le deben agregar los cortes de calles por arreglos, los semáforos que dejan de funcionar por diferentes razones y cualquier choque que, por mínimo que sea, termina causando un enorme caos vehicular.

"La idea es mejorar el tránsito como parte de mejorar la calidad de vida. La tendencia que hay hoy es a colapsar", afirmó el secretario de Servicios Públicos, Natalio Mema, que está al frente de la nueva licitación del transporte público de pasajeros y que será la carta que jugará el Gobierno para desalentar el uso del auto particular como una de las soluciones al caos vehicular.

Mientras que en un micro viajan en promedio alrededor de 60 personas, se calcula que por cada auto que ingresa a la ciudad de Mendoza llegan 1,2 personas. "Vamos a poner la mitad de los micros en el centro pero la idea es que no se llene de autos", dijo Mema, quien sabe que para que el mendocino se baje del auto el transporte público lo tiene que seducir. "Para ello tenés que llegar más rápido que el auto, ir cómodo o en condiciones normales, o por lo menos no llegar todo transpirado adonde vayas. Hay que tener mayor cantidad de frecuencias para que no se amontone gente", afirma Mema.

A corto plazo
En marzo, cuando ya hayan comenzado las clases y el movimiento de comercios, oficinas y de la Justicia esté trabajando por completo, la ciudad y los ingresos serán probablemente el mismo caos de todos los años, todos los meses y todos los días excepto los fines de semana.

A corto plazo, dado que no hay solución de fondo que pueda aplicarse de manera inmediata, la Municipalidad de Capital pone en marcha algunos paliativos para hacer más fácil la estadía de los conductores. Uno de esos son los informes de tránsito que se dan en más de 30 emisiones diarias en diferentes radios y, desde fines de enero, ya está en funcionamiento la aplicación Waze. La Comuna se convirtió en socio colaborativo de Waze App, desde donde los conductores al poner la ruta que quieren seguir podrán acceder en tiempo real al estado de cada uno de los cortes de calles y actualizaciones de estado del tránsito, como un GPS con las indicaciones actualizadas y en el momento.

El intendente de Ciudad, Rodolfo Suarez, asegura que para marzo quieren llegar con las obras de la "zona conflictiva" en el Parque Cívico, con todo listo. "La calle 9 de Julio ya está lista, el cruce de 9 de Julio y Peltier va a estar listo antes del comienzo de clases. También va a quedar abierto el primer tramo de Pedro Molina a San Martín, el cruce de España va a quedar listo en 10 días. Queremos llegar con todo lo que está cortado ahora antes del inicio de clases, hay que tener en cuenta que hay obras del Municipio y del Gobierno. Hemos exigido a las empresas que terminen a tiempo", afirmó.

"Mejorar el tránsito es uno de los temas prioritarios de la gestión. Todas las calles nuevas sirven para tener mejor circulación de autos, de peatones y las ciclovías para los ciclistas", agregó Suarez.

Cambio de costumbre
A largo plazo, para darle una solución efectiva y perdurable en el tiempo al intenso tráfico en el Gran Mendoza, los especialistas recomiendan dos puntos que van de la mano: desalentar el uso del vehículo particular y fomentar el del transporte público.

El especialista Pablo Cruz, titular de la cátedra de Transporte y director del Centro de Tráfico y Transporte de la Facultad de Ingeniería de la UNCuyo, explicó que en principio lo que puede realizarse es que se pongan de acuerdo los intendentes para darle carriles exclusivo al transporte público. "En la medida en que haya carriles exclusivos, el transporte andará el 50% más rápido", dijo Cruz.

Sobre cuánto tiempo puede llevar poner en funcionamiento esos carriles, afirmó que "lleva una inversión y planificación". "No es hacer cualquier calle carril exclusivo, sabemos qué calles están congestionadas, a Rondeau, Salta, Pedro Molina, hay que darles velocidad. Se puede acompañar con una red semafórica inteligente", explicó.

"Primero hay que alentar a la gente a que use bus, ocupa el espacio de dos autos y medio y lleva a 60 personas. Ni hablar si es un micro articulado, o un metrotranvía, eso va a ayudar a bajar la congestión", agrega Cruz.

El especialista dijo que se puede empezar con algo simple, sin necesidad de grandes inversiones e ir mejorándolo. "En Chile hay carriles exclusivos con cero inversión. Hay que ser inteligente y hay que ser realista también porque para que la gente migre al transporte público, hay que dar un buen servicio", remarcó.

Contó que una de las formas de desalentar el uso del auto es usar una especie de peajes, sin que lo sean. "Se llama calificación vial, se pone una tarifa para las personas que están congestionando determinada zona. El lado negativo es que el que más tiene lo va a pagar y el que no pueda no", ejemplificó.

Otra de las opciones que plantea Cruz es la de subir los costos del estacionamiento. "Si es más caro y demoro en encontrar un lugar, entonces agarro el bus. La gente valora su tiempo y su dinero", explicó.
Desde su punto de vista en Mendoza todavía "no estamos súper mal pero podemos estar mejor". "No vamos a poder parar la congestión, hay que tomar decisiones políticas drásticas para poder combatirla", sostuvo y dijo que hay un concepto general errado de que es el micro el que congestiona. "Si se piensa sacar los micros del centro pero se va a dejar entrar a todos los autos, es un error. Si los saco tengo que alentar con otro sistema como bicicletas", concluyó.

Fuente:

Más Leídas