Mendoza Mendoza
domingo 22 de octubre de 2017

Circo Tihany: nueve funciones semanales para 18.000 espectadores

Marco Strapazzon tiene 37 años y 22 de vida circense. Es de San Pablo y uno de los principales ilusionistas del Tihany de los tres que se van rotando en las funciones.

Sin embargo dice que la magia es aquella que se realiza antes de las funciones, desde el armado de la carpa hasta que se encienden las luces y sube el telón. Por eso, como productor general, se considera "un hombre de circo", aún más que un mago.

"Aparte de hacer magia sobre el escenario, tenemos que hacer mucha magia abajo, en el armado y preparación de todo. En el escenario soy un personaje. Abajo soy el productor y hay que comenzar a trabajar dos o tres meses antes en la ciudad a la que vamos a ir".

Tihany-2.jpg
A punto de salir a escena. Se prepara el payaso Rodrigo.
A punto de salir a escena. Se prepara el payaso Rodrigo.

"El circo nunca va a morir. Se va adaptando a los tiempos. Nosotros nunca tuvimos animales, salvo algunas palomas y algún perro. Pero, por ejemplo, antes la gente en un truco de magia se impresionaba cuando se hacía aparecer un elefante. Ahora nosotros hacemos aparecer un helicóptero" "Vivir en el circo es increíble. Hay que trabajar mucho, pero también disfrutamos. Hacemos turismo y podemos conocer lugares como Mendoza, con sus vinos, su cordillera, o Buenos Aires y el tango, o Asunción, o Chile... Hacemos turismo y nos pagan, ¿qué más se puede pedir?" Marco Strapazzon

"Tengo 22 años acá y no imagino otra vida", dice. Recuerda que fue a la universidad sólo por complacer a sus padres, pero que la magia lo acompañó desde niño. En el circo conoció a su mujer y tuvo a su primer hijo.

Reconoce que "se trabaja mucho, durante todo el día. La función es sólo la culminación. No es simple hacer 9 funciones semanales para 18.000 espectadores".

Cuenta que "estamos no menos de 5 o 6 semanas en cada ciudad" y por eso la educación de los hijos de las familias trashumantes es un tema complejo.

"Van a escuelas privadas, para tratar de mantener una educación más o menos pareja en todos lados. Cuando hay dificultades de idioma, yo al menos decido contratar maestros particulares".

Fuente:

Más Leídas