Mendoza Mendoza
domingo 25 de marzo de 2018

China será la próxima sede y Mendoza se tiñó de Oriente

La 60ª Cumbre del BID se hará en 2019 en Chengdú, anunciaron ayer durante el mediodía desde el hotel Intercontinental. La penúltima jornada tuvo danzas tradicionales, música en vivo y variados cócteles asiáticos

“Estuvimos un mes investigando su cocina. Lo difícil también fue conseguir los productos. La salsa de ostras, los chiles secos, los jugos de tamarindo, las especias”, detalló Nicolás Peralta (33), chef ejecutivo del hotel Intercontinental a un par de horas de ofrecerles a unas 600 personas el cóctel más importante de la semana, y quizás uno de los más exóticos de su carrera: seis variedades de comida china.

Es que ayer, en el hotel que fue sede principal de la 59ª Reunión Anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Mendoza anfitriona perdió protagonismo frente a lo simbólico de Chengdú, en el día del anuncio de esta ciudad de China como sede de la Cumbre 2019.

“Sin dudas la comida china es el gran desafío”, agregó Gastón Philippens (39), chef del restorán del Intercontinental, haciendo referencia al dumpling de ternera, a los springs rolls con langostinos, al satay de cerdo y ternera, al pescado frito en fideos de arroz, a las salsas y al wotón de dátiles con nueces y azúcar rubia que fueron los platos designados para complacer a los presentes en este lanzamiento, más allá del menú criollo. Este último incluyó dulces regionales, choripanes y vacío a las llamas lo que, desde las 9, la dupla Peralta-Phillipens cocinó en parrillas hechas artesanalmente para este almuerzo, que se lucían en el patio interno del hotel, a la vista de todos los participantes.

Sin embargo, lo oriental fue lo más llamativo en lo gastronómico, pero apenas una de las varias expresiones de su cultura encargadas de aportarle originalidad a la penúltima jornada de la asamblea anual.

Para disfrute de los cientos de mandatarios, empresarios y asistentes al anuncio de la nueva sede, que se hizo puntualmente al mediodía, los organizadores de la promoción del lugar donde se convocarán el año que viene a los referentes de los 48 países miembros del BID, se encargaron de despertarles los sentidos.

A la degustación de los platos típicos de Chengdú, capital de Sichuán, se le sumó la presentación sobre una tarima de casi una veintena de bailarines que interpretaron danzas clásicas de esta provincia asiática, como una de las óperas más tradicionales que se destaca por el cambio de máscaras sobre el escenario. También hubo músicos en vivo tocando la pipa, instrumento parecido al laúd occidental, como parte del grupo de artistas que conformaron la delegación que viajó directamente a Mendoza desde el Sudoeste de China para promocionar la nueva sede.

Tras la presentación de los cuadros musicales, que tuvieron lugar después de las palabras del vicealcalde del Gobierno Popular Municipal de Chengdú, Mr Xie Ruiwu, y de un video con imágenes promocionando la ciudad, las escenas que se repitieron en su mayoría incluían a gobernadores y financistas de traje y corbata posando junto con los asiáticos que se lucieron, más allá de las destrezas coreográficas y los acordes orientales.

Así, el sobrio hall central del Intercontinental mostró ayer otra faceta de esta reunión, gracias al colorido de las vestimentas; los accesorios típicos, como los paraguas de papel aceite; los peinados y el maquillaje de los orientales. También, por la presencia de un chino disfrazado de oso panda gigante que captó otros flashes, en representación del animal denominado Tesoro Nacional de China y replicado en pequeños peluches que se obsequiaron, como merchandising de Chengdú.
Fuente:

Más Leídas