Mendoza - Mendoza Mendoza
jueves 31 de mayo de 2018

Capital a un paso de sacar a la venta los terrenos ferroviarios

Se trata de 24 hectáreas que serán urbanizadas entre las calles Perú, Tiburcio Benegas, Las Heras y Suipacha .

Con reuniones, el intendente de la ciudad de Mendoza, Rodolfo Suarez cerrará el convenio con el estado nacional para finalmente poder poner a la venta los terrenos del ferrocarril ubicados entre las calles Perú, Tiburcio Benegas, Las Heras y Suipacha. Son 24 hectáreas en donde está proyectado un trabajo de urbanización, que contempla la conexión de la calle Godoy Cruz.

A pesar de lo avanzado de las gestiones, el intendente prefirió ayer esperar algunas horas más para dar información sobre el cierre definitivo del acuerdo.

En Buenos Aires, Suarez intentaba "ya firmar el convenio sacar a la venta los terrenos", según declaró en Radio Nihuil, recordando que el plan de urbanización se realizó por un concurso nacional y adelantó que para la apertura de la calle Godoy Cruz posiblemente sea en dos etapas. La primera tendrá un giro hacia el sur, para luego dirigirse hacia el oeste, evitando los talleres del ferrocarril. Una vez que estos se trasladen a la playa ferroviaria de Palmira, se anulará esa curva y la calle será recta.

La idea de la Nación es que el producto de la venta de las 24 hectáreas ubicadas entre Perú, Las Heras, Suipacha y Tiburcio Benegas, sea repartido entre el municipio (75%) y la Nación (25%), y las futuras obras sean administrados por fideicomisos firmados entre la Nación y el gobierno comunal con esos mismos fondos.

Entre lo más destacado del proyecto urbanístico, entendiendo que son algunas de las necesidades de la ciudad, se contemplan espacios verdes y lugares de esparcimiento, además de un complejo cultural y sala de cine.

En febrero pasado, relacionado especialmente con este proyecto, el intendente de la Ciudad de Mendoza, recibió a Horacio Rodríguez Larreta, jefe de gobierno de la Ciudad Autónoma Buenos Aires, Julio Garro, de La Plata, Diego Valenzuela, de Tres de Febrero, Jaime Méndez, de San Miguel, Nicolás Ducoté, de Pilar, Ramón Mestre, de Córdoba, Martiniano Molina, de Quilmes y Rodolfo Suárez, de Ciudad de Mendoza, además de Delfina Irazusta, de la Red de Innovación Local. Esa vez Suárez compartió la idea y escuchó sugerencias.

El objetivo de la capital es que la venta o subasta de los terrenos financie la obra pública.

El proyecto pretende que allí se construyan unidades habitacionales, pero también que haya espacio para oficinas, áreas comerciales y quizás hasta un shopping, áreas recreativas y salas culturales.

Además de advirtió que se preservarán algunas construcciones históricas del ferrocarril, que servirán para darle identidad a ese lugar.

Los talleres de Ciudad son históricos y allí, todavía hoy, se reparan la mayoría de las locomotoras diesel. Trabajan en ellos unos 150 obreros y técnicos, además de unos 30 administrativos.

Esos talleres se trasladarán a Palmira, según el plan de Ferrocarriles Argentinos y estarán dentro de la amplia playa de maniobras jarillera.

Por ahora en Palmira se está liberando la zona de chatarra ferroviaria y reordenando el lugar, a demás de mejorar los antiguos cierres perimetrales.

La Municipalidad de la Ciudad de Mendoza ya ha avanzado en el proyecto. El intendente Rodolfo Suárez indicó en su momento a este medio que "no puede haber un taller de ferrocarril a nueve cuadras del kilómetro cero de la ciudad, donde tenés el centro neurálgico de un área metropolitana que concentra a 1.100.000 personas todos los días".

La base para el proyecto establece que cuatro manzanas completas deben ser serán destinadas a espacios verdes públicos. En los restantes se podrán construir algo más de 300.000 m2 cubiertos, que deben incluir viviendas, oficinas, comercios y espacios culturales.

El plan general de la Agencia de Administración de Bienes del Estado establece que las propiedades afectadas pasen del Estado Nacional a las municipalidades y que estas sean las responsables de desarrollar los proyectos y la comercialización.

En Palmira el traslado de los talleres se ve con buen ojo. Incluso la mayoría de las cámaras empresariales, especialmente la metalúrgica, imagina que allí se podrá aprovechar no solo las instalaciones ferroviarias jarrilleras, sino que potenciará el desarrollo del PASIP.
Fuente:

Más Leídas