Mendoza - Mendoza Mendoza
domingo 08 de julio de 2018

Cabify, similar a Uber, llegará a Mendoza antes de fin de año

Lo dijo el vicepresidente de la empresa en Argentina, Juan Valenzuela. Es otra aplicación de transporte de pasajeros. Afirman que no dependen de la sanción de la nueva ley de movilidad para comenzar a trabajar en la provincia

"¿En Mendoza existen taxis y remises? Entonces existe la posibilidad de operar", dice sin darle muchas vueltas al asunto el vicepresidente y gerente de operaciones de Cabify, Juan Valenzuela, sobre la idea de que la aplicación desembarque en la tierra del sol y del buen vino, aun sin que se apruebe la nueva ley de movilidad.

Aunque el proyecto para organizar todo el sistema de transporte de la provincia busca en uno de sus artículos regular las plataformas electrónicas, Valenzuela –fue presidente de Easy Taxi y trajo Cabify a Argentina– afirma que ellos no dependen necesariamente de la sanción de esa norma para trabajar en Mendoza, porque son una empresa constituida en Argentina como cualquiera otra y que, por lo tanto, se ajustan a la legislación vigente.

Cabify trabaja en el país desde 2016, opera en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en algunos municipios del conurbano. Fuera de Capital, está en Rosario desde hace un año y, en plena expansión, el próximo destino será Mendoza, en el transcurso del 2018.

–¿Cómo ha sido su experiencia en Buenos Aires, con relación a lo que ha sucedido con Uber y los ataques a los choferes?
–Para nosotros ha sido bastante buena, porque Uber tiene una forma de entrar en los mercados bastante agresiva. Cuando vos demostrás que cumplís con todos los requisitos, no tenés problemas.

–¿Qué diferencias hay entre Cabify y Uber?
–Una de las principales diferencias es que somos una empresa constituida en Argentina, estamos habilitados para operar. En los municipios donde estamos trabajando tenemos el OK para hacerlo. A nivel conductor, una diferencia es que para nosotros es obligatorio que tenga registro profesional y seguro de remís. Para transportar gente necesitás ese seguro. A nivel pasajero damos la posibilidad de pagar con tarjeta de crédito o débito porque cuando te registrás dejás precargados los datos de tu tarjeta.

–¿Cómo es ese cobro por adelantado?
–En la aplicación vos ponés que vas de un punto "a" a un punto "b". Entonces te lo cotiza y se hace la transacción. El sistema cotiza sobre ruta óptima. Si el conductor me quiso pasear sólo perdí tiempo.

–¿Cómo calculan las tarifas?
–La tarifa depende de cada municipio donde operamos. En Mendoza estamos haciendo el análisis de la competencia, para ver si queremos estar arriba del taxi o por debajo. Depende de muchas cosas. En algunas ciudades el taxi no se deja por fuera y se toma como un auto más y se puede ofrecer un servicio de autos particulares como de taxis. La idea no es entrar en los mercados y matar la competencia. Los taxistas pueden ser prestadores.

–¿Los autos que formen parte de la plataforma deben tener alguna característica especial?
–Dependemos de los municipios para la regulación de los autos y nos adaptamos como máximo. Nunca voy a meter un auto de seis años si el municipio me pide de 5 años. En todo caso voy a tratar de poner uno de dos años para que tenga vida útil para trabajar. En el caso de CABA, los autos no pueden ser mayor a cinco años y la cilindrada no puede ser menor a 1.5. Ningún auto de 1.4 puede operar.

–La precariedad laboral de los conductores es una de las críticas que se le hacen a este tipo de sistemas. ¿Cómo manejan eso?
–La realidad es que los conductores no son empleados nuestros, son socios, ellos pueden trabajar cuando lo consideren. Pero sí todos nuestros conductores tienen que ser como mínimo monotributistas. Nosotros le pagamos a su cuenta bancaria y hoy la AFIP te pide que sean como mínimo monotributistas. Todas las semanas nos tienen que facturar a nosotros. Ellos trabajan de lunes a domingo lo que quieran. Los martes les llega un mail con un extracto de todo lo que trabajaron y eso les dice la factura que tienen que emitir. Al viernes de esa misma semana les llega el depósito de lo que trabajaron, es decir, cobran todas las semanas.

–¿Están al tanto de la regulación que quieren implementar en Mendoza?
–Salga la norma o no salga, la intención es entrar igual, no necesitamos una nueva norma. Obviamente simplifica las cosas, pero la realidad es que en Buenos Aires no modificaron nada y nos adaptamos a lo vigente. Si existe el remís, existe la posibilidad de entrar. La realidad es que la normativa no nos desvela. Sí está bueno entender porque en base a eso uno puede ser más o menos agresivo. Nosotros no estamos hablando con el Gobierno porque operamos de forma legal. Buscamos la vía de trabajar como cualquier empresa.

–¿Qué tan lejos o cerca están de llegar a Mendoza?
–Estamos bastante cerca, este año vamos a llegar a Mendoza. Y es algo que sólo tiene que ver con Cabify en Argentina, trabajamos en dar un servicio premium. Nos estamos poniendo sólidos en otras ciudades y no abrimos una nueva plaza hasta no estar sólidos en las que ya estamos.

–¿Por qué dicen que su servicio es premium?
–Premium no necesariamente es caro, es distinto a lo que existe hoy. Lo exige la empresa y lo exige el público, como tener el auto limpio. Los conductores en toda la semana suman puntos para tener un beneficio económico, como un bonus por productividad, y esos puntos que le pone el pasajero aumentan la posibilidad de que los cobre. Entonces le ponen mucho esmero a la calidad de la atención, a dar un caramelo, a la calefacción.

–¿Cuánta gana un conductor de Cabify?
–Depende las ciudades y las horas de trabajo. Tengo casos de gente que salía dos horas por día y hoy tiene autos y acompañamos y generamos alianzas con automotrices para que tengan autos. Es la persona más fiel, tiene su propia pyme. No quieren usar Uber ni por casualidad. Volviendo a la pregunta, una persona que trabaja entre 8 y 10 diez horas por día, seis días a la semana, gana entre $14.000 y $19.000 por semana. Entendemos que es un trabajo duro también.

–¿Cómo es eso de la flota de autos?
–Se habilitan tanto los autos como los conductores. Una persona puede habilitar autos y después manda a habilitar choferes. En algunos casos hay hasta tres conductores por auto y hacen jornadas de 8 horas. Intentamos que el ingreso del conductor no caiga por la cantidad de horas.
Fuente:

Más Leídas