Mendoza Mendoza
miércoles 14 de marzo de 2018

Buscan repatriar el cuadro del caudillo Félix Aldao

Es el único ex gobernador cuyo retrato falta en la Legislatura. Fue mandatario entre 1841 y 1845. "Es un personaje maldito de la historia argentina y de Mendoza, porque nadie lo reivindicó", contó Jaime Correas

A 173 años de su muerte y a 112 de que su retrato original esté archivado en un depósito del Museo Histórico Nacional y jamás haya sido colgado, desde la Legislatura de Mendoza comenzaron a darle nuevo impulso a un proyecto para recuperar y ubicar en el lugar correspondiente el cuadro de José Félix Aldao, gobernador de la Provincia entre 1841 y 1845, que murió en funciones y que fue fraile, soldado del Ejército de los Andes y el principal caudillo mendocino de la historia. El nuevo aire surgió después de una nota que Diario UNO publicó el domingo pasado.

"Vamos a reunirnos el lunes con Julio Cobos y el legislador Omar Benegas, para tratar de impulsar esto y ver qué gestiones se deben hacer", dijo ayer el senador provincial Juan Carlos Jaliff.

"Estamos viendo cómo le damos curso", indicó en la víspera la vicegobernadora Laura Montero, al ser consultada sobre el tema.

"Dentro de dos semanas nos reuniremos para tratar el expediente, estudiarlo y resolver", sostuvo la legisladora Marisa Ruggeri, titular de la Comisión de Cultura de Senadores, resolución que espera turno desde septiembre de 2016, cuando se presentó el último proyecto para salvar el "olvido" en el Salón de los Pasos Perdidos y colgar allí, entre casi todos los gobernadores de la Provincia (faltan algunos más), el retrato del fraile dominico.

"Es un personaje maldito de la historia argentina y de Mendoza, porque nadie lo reivindicó. Los unitarios, por ser federal y la versión que dio Sarmiento de él, y los federales, por su condición de fraile apóstata", dijo Jaime Correas, el titular de la Dirección General de Escuelas, quien fue el primero en impulsar un proyecto para que el cuadro original de Aldao venga a Mendoza y sea colgado en su sitio.

"Creo que el gobernador podría encabezar el pedido de toda la sociedad mendocina para traerlo", subrayó.

Hay algunas ausencias en los retratos de los gobernadores de Mendoza que cuelgan de las paredes del salón de ingreso a la Legislatura provincial. La de Aldao es uno de las más notorias. Debería estar entre Gregorio Aráoz de Lamadrid, gobernador por pocos unos meses de 1841, y Pedro Pascual Segura, que gobernó la Provincia entre febrero de 1845 luego de un interinato de 20 días de Celedonio de la Cuesta, hasta abril de 1847.

Correas hizo notar otra "exclusión". En la basílica mendocina de San Francisco, "están los sacerdotes que integraron el Ejército de los Andes, y allí tampoco está el fraile Aldao", pese a que el mismo San Martín lo reconoció como un bravo patriota. La Iglesia nunca le perdonó haber empuñado la espada pero, especialmente, haber tenido varias mujeres. Pero tampoco Aldao logró que el Vaticano lo liberara de su compromiso, pese a que llegó a pedirle al mismo Juan Manuel de Rosas que intercediera por él.

Justamente Rosas fue el que, en un viaje de Aldao a Buenos Aires para entrevistarse con él, manda a los pintores de Cámara, Carlos Morel y Fernando García del Molino, a realizarle un retrato. Es este último el que pinta a Aldao y ejecuta una obra impecable. "Desde 1906 el cuadro está en el depósito del Museo Histórico Nacional y jamás fue colgado", remarcó Correas.

Las gestiones para salvar el retrato del olvido fueron varias. Primero, con impulso del propio Correas, fue Víctor Fayad en 2005, su época de diputado nacional y con apoyo de su compañero de banca Roberto Iglesias.

Luego Julio Cobos, cuando era vicepresidente, fue encomendado para intentar que el Poder Ejecutivo Nacional librara un decreto y traerlo a la provincia. Era necesario esto (aún lo es), debido a que el retrato fue comprado por la Asociación de Amigos del Museo Histórico Nacional y cedido a este para que permanezca allí. La ruptura de relaciones entre Cobos y el kirchnerismo ocurrió antes de lograr que el cuadro fuera cedido en comodato a Mendoza, herramienta que resolvería el impedimento.

Francisco Pérez, siendo gobernador, se volvió a interesar por el tema, pero en lugar de repatriar el retrato original logró que se hiciera una copia, que es el que hoy está "en reserva" y que tampoco fue colgado jamás. Sin embargo Pérez después retrocedió, entendiendo que la copia no tenía el valor evidente del original.

En setiembre de 2016 el senador provincial Omar Benegas presentó un nuevo proyecto, pidiendo que esa copia fuera colgada en el Salón de los Pasos Perdidos, pero el proyecto pasó a la Comisión de Cultura y quedó dormido allí... hasta ahora.

"Algo hay que hacer. Soy mendocino y como mendocino tengo un profundo sentido federal y me resulta inaudito que el cuadro original esté en Buenos Aires y no en Mendoza. Nosotros tenemos que dar batalla hasta colgar ese cuadro. San Martín no hubiera colgado una copia y el fraile Aldao tampoco", dijo el titular de la DGE.

"Creo que sería muy interesante que fuera un clamor de Mendoza, que encabezara el gobernador y que contara con el apoyo de todos los bloques de la Legislatura, de las entidades culturales, de universidades, de las personalidades de la historiografía mendocina y que todo ese conjunto fuera el sustento. Es una cosa pequeña y emblemática, pero es un gesto de identidad", enfatizó.
Fuente:

Más Leídas