Mendoza - Mendoza Mendoza
lunes 15 de enero de 2018

Buscan contener a chicos que cometan delitos menores

Desarrollo Social creará centro de atención. Se instalará en el predio donde funcionaba la Casa Cuna .

En Mendoza no existía la posibilidad de brindar un tratamiento integral a los adolescentes que, sin haber cometido delitos contra la integridad física, ya hubieran tenido conflictos con la ley, consumido drogas y se encontraran en un entorno familiar poco favorable para mejorar. Este cúmulo de situaciones es el que se intentará abordar en el CAIPA, Centro para la Atención Integral de la Problemática Adolescente.

Será responsabilidad de la Subsecretaría de Desarrollo Social, que dirige Marcela Fernández. La idea es que se ponga en marcha en el ex predio de la Casa Cuna –ya no funciona en la DINAF–.

La subsecretaria dialogó con Diario UNO para contar los detalles de esta iniciativa.

Abordaje integral
"Hasta el momento, no se había hecho un análisis profundo de la compleja situación en la que viven muchos adolescentes en conflicto con la ley", señaló la subsecretaria para explicar cuáles fueron los motivos para diseñar el CAIPA.

Manifestó que los chicos de hasta 16 años que ya han cometido delitos menores –principalmente, robos– y que consumen drogas, pasan por la comisaría del menor y esta los deriva al Ejecutivo, pidiendo para ellos medidas alternativas, con el fin de que se pueda trabajar con ellos, su familia y comunidad, y generar estrategias de inclusión y desarrollo.

Sin embargo, hay casos en los que el entorno no es favorable y los vínculos familiares no son los adecuados para contener a los chicos con este tipo de problemáticas.

En Mendoza, hay 900 adolescentes institucionalizados y de estos, 670 tienen orden judicial de medidas alternativas. En cada una de estas historias, se conjugan los problemas propios de los jóvenes, que en la mayoría de los casos tienen que ver con el consumo de sustancias, los de sus familias y los de su entorno –compañeros y amigos–.

"La ausencia de políticas estatales provoca que los adolescentes no tengan ninguna oportunidad de salir adelante", manifestó la subsecretaria.

Como la situación es compleja, el abordaje debe ser integral. En lo concreto, el CAIPA contará con cinco espacios de trabajo: la residencia (para los jóvenes que no estén en condiciones de volver a sus hogares), el centro de día (donde principalmente se tratan las adicciones), el productivo (donde se estimula a los jóvenes a trabajar y se gestiona en conjunto con la dirección de Economía Social), el espacio de capacitación en oficios y por último, el recreativo.

En cuanto a lo institucional, Marcela Fernández mencionó que va a tener un marco normativo, que incluye un protocolo de admisión, propuesto por el Ejecutivo, que no tiene que ver con lo judicial. "El Poder Judicial establece la medida alternativa, pero cuando vamos a la casa y vemos el entorno, decidimos si trabajar o no con la familia. Es el Ejecutivo el que decide qué decisión tomar en cada caso", manifestó Fernández. Además, explicó que todo este proceso estará supervisado por la Dirección de Salud Mental. Para ingresar al CAIPA, se deben dar tres indicadores, según lo explicó la funcionaria. El primero es que el delito cometido no sea grave, el segundo es que padezca un consumo problemático de sustancias y el tercero, y primordial, que no pueda por riesgo –para sí o para terceros– volver a su familia o entorno comunitario, por falta de vínculo o porque el vínculo no sea el apropiado para su reinserción social.

Dos espacios
Fernández explicó que el CAIPA contendrá dos hogares, que funcionarán con lógicas distintas: uno es de adolescentes. Uno es para menores de 16 años que hayan cometido delitos graves, pero que por su edad son inimputables. El otro es para jóvenes mayores de 16 años que no hayan cometido delitos graves, por lo tanto, no sean derivados al Sistema de Responsabilidad Penal Juvenil (ex COSE).

Se trata de jóvenes que llegan tras ser captados por policía y que la Justicia de menores determina que están pasando por una situación grave que necesita de una estrategia integral.

Ojalá se pudieran abrir otros espacios en distintos lugares de la provincia, para que los chicos excluidos del sistema puedan tener oportunidades. Cuando se habla de los fortalecimientos, de brindar subsidios, no se aprovechan si no hay una estrategia previa de cómo gastar o invertir ese dinero. Hay que hacer todo un trabajo previo para que esto funcione", señaló la subsecretaria.

Residencia, centro de día y recreación
En cuanto a las obras, Fernández manifestó que las instalaciones serán las que dejó libre la Casa Cuna, que se dividió y se mudó a distintos hogares en barrios del Gran Mendoza. "Ya tenemos los fondos para reacondicionar estos cinco espacios. Los arreglos de la residencia propiamente dicha, se licitarán y comenzarán en un mes. Nuestra intención es ir arreglando e inaugurando por partes el CAIPA", comentó la funcionaria. En primer lugar, la residencia; en abril los centros para recreación, deportes y cultura. Luego será el turno del Centro de Día, que será instalado en donde hoy está el departamento de Salud. Sólo faltaría un sitio donde colocar el centro productivo, que será lo último en ponerse en marcha.
Fuente:

Más Leídas