Mendoza - Mendoza Mendoza
jueves 02 de noviembre de 2017

¿Bodegueros aflojan? Piensan en cómo aliviar el impacto

Acordaron con el gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo llevar una propuesta para que el tributo sea compensado impositivamente.

Tras el disgusto del martes por la novedad del impuesto al vino y a los espumantes, los empresarios vitivinícolas, que estaban en pie de guerra, empezaron a digerir, muy a su pesar, que la tasa cero para el vino es más un sueño que una posibilidad, luego de reunirse anoche con el gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo en su despacho.

Todo quedó muy claro en las declaraciones que hicieron los propios bodegueros al término de la reunión, pasadas las 21.30.

El titular de Bodegas de Argentina, Walter Bressia, reveló: "Se avanzó porque el gobernador nos dijo que se va a poner al frente de esta situación, esperando una propuesta que nosotros le vamos a elaborar desde el sector productivo. Se la vamos a hacer llegar y él, en persona, la llevará y la planteará ante quien corresponda".

"Es una propuesta -continuó Bressia- por el lado de las compensaciones impositivas, en la que tenemos que ver cuándo, cuánto y sobre qué base se podría hacer".

Aclaró que "vamos a trabajar sobre todas las hipótesis para que la Provincia quede lo mejor parada posible, para que el sector quede lo mejor parado posible y para que este impuesto, del que se está hablando, impacte lo menos posible o no impacte nada y sea cero".

Una propuesta con compensaciones impositivas significa dejar vigente un impuesto al vino que luego la industria vitivinícola podría recuperar a través de otras herramientas económicas.

En síntesis, esa propuesta que elaborarán los bodegueros solo se puede entender con un impuesto y no de otra manera.

Antes de Bressia, el bodeguero José Zuccardi, vocero de los empresarios, salió una vez más a señalar que "es inaceptable que el vino pierda su estatus de bebida saludable".

Insistió en esto porque el gravamen del 17% para el vino, dispuesto por la Nación, en el proyecto de reforma impositiva, se basa en el argumento de que es una bebida alcohólica no saludable, según el gobierno nacional, algo que está rebatido científicamente y por ley.

"El jefe de Gabinete, Marcos Peña, dijo que invitaba a la vitivinicultura a sentarse a dialogar. Para nosotros es un gesto muy importante” (Walter Bressia, titular de Bodegas de Argentina).
Fuente:

Más Leídas