Mendoza Mendoza
domingo 17 de diciembre de 2017

Argentina y Chile se unen para proteger una rana en extinción

Científicamente se la denomina Alsodes pehuenche. Es un tipo de anfibio único en el mundo que vive en los Andes Centrales

En Malargüe, cerca del límite con Maule, habita un anfibio que es único en todo el mundo. Se trata de la ranita del Pehuenche (Alsodes pehuenche), descubierta por los científicos en 1976 y recientemente declarada en peligro. Esta especie ha logrado en poco tiempo hermanar a la Argentina y Chile en la colaboración de conocimientos y acciones para conservar las condiciones de su existencia.

Desde hace un año el Ministerio de Ambiente de la Nación lanzó el programa Extinción Cero, que consiste en resguardar especies autóctonas del país en estado crítico. En su primera etapa de implementación los animales seleccionados fueron: la ranita del Pehuenche, el cauquén colorado, el cardenal amarillo, el macá tobiano, el yaguareté, el venado de las pampas y la mojarra desnuda.

Entre otras medidas, este plan tiene el objetivo de realizar investigaciones, control del comercio ilegal, campañas de concientización y educación. En Mendoza se aplica desde la Dirección de Recursos Naturales, el Departamento de Fauna, la Dirección Nacional de Vialidad Regional Mendoza y la Asociación para la Conservación de la Diversidad Biológica Argentina (Biota).

Adrián Gorrindo, Jefe de Fauna, explicó que desde la Nación se envían fondos a la provincia para que una asociación especializada trabaje con la especie afectada. En este caso se seleccionó a Biota que presentó un proyecto y recibirá $500 mil para realizar trabajos de investigación, difusión y cuidado. La primera quincena de enero inicia una campaña de exploración.

"Durante las últimas dos semanas hemos mantenido reuniones con el sector científico local y del vecino país. Nuestra idea es poder generar un vínculo binacional para proteger la zona. Por ahora analizamos qué figura legal podemos darle a ese territorio geográfico en el que vive esta especie endémica de suma importancia para el ambiente", detalló Gorrinda.

Flavio Martínez, uno de los miembros fundadores de Biota, contó que analizan a la ranita del Pehuenche desde 2007 cuando comenzaron las obras de la Ruta Nacional 145. "Es una especie que se denomina paraguas porque al cuidarla estamos protegiendo a otras que conviven con ella, como por ejemplo el dragoncito de tres colores junto con el ecosistema que contiene a todos", dijo.

El ambientalista detalló que trabajan con un equipo de 15 personas entre los que se encuentran importantes científicos y biólogos de renombre. "Gracias a nuestros estudios e intervenciones logramos recategorizar a la rana señalando su peligro crítico. Esta nueva categoría fue aprobada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza", explicó.

Características y problemas
La ranita del Pehuenche vive en arroyos poco caudalosos de aguas frías ubicados en los Andes Centrales a una altura de 2.400msnm. Se esconde entre las rocas y la vegetación que crece a la vera de los ríos. Soporta temperaturas extremadamente bajas, lo que la hace importante para futuros estudios de compuestos químicos anticongelantes.

De adulta mide de 10 a 12 centímetros. Se estima que la población viva no supera los 500 ejemplares, contando a renacuajos y adultos. A diferencia de cualquier rana que sólo demora semanas en crecer, este anfibio tarda cinco años en desarrollarse. Su presencia ha sido detectada dentro de una superficie de 9km², distribuida en cinco arroyos.

Su existencia depende de ecosistemas acuáticos que sufren el impacto de las sequías y la infraestructura caminera. El desarrollo de obras viales en el lugar modificó los cursos de agua,
alterando el hábitat natural y por eso desde Vialidad trabajan para realizar obras complementarias de mitigación.
Fuente:

Más Leídas