Mendoza Mendoza
sábado 30 de junio de 2018

Ansiosos por inscribir a sus hijos en salitas de 4 y 5 años

Muchos padres pasaron la noche en la puerta de las escuelas para inscribir a sus chicos y no quedarse sin un banco.

Desde muy temprano, inclusive desde la noche anterior, padres de niños de 4 y 5 años se instalaron ayer en las escuelas públicas de la provincia para inscribir a sus hijos en las salitas de inicio de la escolaridad.

En total hay 52.000 matrículas distribuidas en 1.190 salas de 4 años y 1.169 de 5 años. Con esto, la DGE estima que alcanza para que ningún chico se quede sin banco.

Por segundo año consecutivo las inscripciones se realizan en estas fechas, mucho antes que otros años, ya que la idea es tener más tiempo para poder distribuir a los nuevos aspirantes, es decir aquellos que no ingresan por no tener hermanos en el colegio ni son hijos de docentes y no docentes.

También tienen asegurado el banco los niños que cursaron jardín de 4 y pasan al de 5 años.

"La desesperación de los papás es que tienen miedo que el chico se quede sin lugar, y muchos quieren elegir colegios que ya tienen el cupo completo por la prioridad que se les da a quienes tienen hermanos", explicó Adriana Rubio, directora de Educación Inicial de la provincia.

Son los casos de las escuelas Quintana, Lainez, Sarmiento y Merceditas, entre otras.

La funcionaria indicó que la meta es que los padres inscriban a los chicos en el establecimiento cercano al lugar donde viven, "porque estas escuelas de Ciudad están colapsadas. Hemos visto que inscriben a chicos que viven en Las Heras en escuelas céntricas y además la mayoría quiere turno mañana y no hay posibilidad para todos", comentó.

Por eso los criterios para el ingreso para niños que recién empiezan y no tienen hermanos en el colegio es que vivan a 500 metros de la escuela. "Esto se dio como prioridad ya que muchas veces cuando se hacían sorteos quedaban afuera niños que vivían a cuadras de la escuela y se los perjudicaba", analizó la referente del Nivel Inicial.

Otra posibilidad

Algunos jardines si bien tenían el cupo cubierto lo mismo recibieron e inscribieron a los pequeños. Es el caso del jardín Merceditas, al que le quedaron 50 chicos sin banco, o la escuela Sarmiento, que inscribió a 29. "Estos chicos y todos los que quedaron sin posibilidades serán reubicados en otras instituciones. Nadie se va a quedar sin comenzar las clases porque hay lugar para todos", aclaró Rubio.

¿Qué se tendrá en cuenta? En los próximos días los supervisores y el resto de los docentes comenzarán a estudiar caso por caso, con el fin de ubicarlos cerca de sus casas o del lugar donde trabaja alguno de los padres. "Queremos darles una respuesta a todos y es importante que avisen a la institución si sus hijos continuarán en el mismo colegio, porque de esta manera se crean nuevos espacios para otros chicos. Por eso pedimos que colaboren informando esto, para poder distribuirlos lo mejor posible", añadió.

Cambios que influyen

Las posibilidades de que un chico se cambie de colegio muchas veces tiene que ver con que se cambió de domicilio. "Por ejemplo la entrega de los barrios del programa Procrear nos modifican las matrículas en algunas zonas, ya que son muchas las familias que se trasladan a otros lugares, o llegan a barrios donde faltan bancos y eso lo tenemos que redistribuir y estudiar muy bien", señaló la referente de la DGE.
El 6 de agosto se dará a conocer la lista de los chicos y las escuelas donde fueron distribuidos.

Los padres que no llegaron ayer a tiempo para anotarlos pueden acercarse a la DGE, ala Este, segundo piso de la Casa de Gobierno, con certificado que verifique su domicilio, con el fin de conocer la supervisión e inscribir a sus hijos para ser tenidos en cuenta en la distribución.

"Durante toda la semana que viene podrán hacer el trámite que los habilita para poder ubicar a los chicos en algún colegio. Y, repito, hay lugar para todos, nadie se quedará sin banco", reiteró Rubio.
Fuente:

Más Leídas