Mendoza - Mendoza Mendoza
miércoles 29 de noviembre de 2017

Ampliación de la Corte: crítica y negativa de partidos aliados

Marcos Niven (PD) admitió que votaría en contra del proyecto oficial. Sin los votos necesarios, se pospuso por 7 días.

Una semana. Ese es el tiempo que invertiría el oficialismo para "ablandar" las oposiciones de diputados aliados que se rebelaron y conseguir lo que tenía planeado para hoy: que el proyecto de ampliación de la Suprema Corte de Mendoza se convierta finalmente en ley.

Marcos Niven (PD) pateó el tablero y adelantó que votaría en contra luego de que su partido y otros integrantes del frente propusieran alternativas al proyecto radical y fueran rechazadas. A él se suman la negativa del massista Guillermo Pereyra y las "dudas" –al menos hasta la tarde de ayer– del diputado del PRO Pablo Priore.

Con la asumida negativa de Niven y a sabiendas de que en esas condiciones no le daban los números para conseguir la media sanción que necesitaban (el oficialismo se quedaba con 23 votos a favor y 25 en contra), en la reunión de Legislación y Asuntos Constitucionales (LAC), el presidente Jorge Albarracín pidió un cuarto intermedio y propuso tratar el discutido proyecto en una semana.

La estrategia del oficialista irritó a toda la oposición que conociendo la debilidad del radicalismo pretendía presentar un despacho de minoría para que se tratara hoy y así rechazarla.

"Un frenazo a la insistencia"
"Nosotros creemos que se puede llegar a los mismos objetivos de agilizar la Justicia y el funcionamiento de la Corte con otras herramientas, sin tener que aumentar la cantidad de jueces. Propusimos hacer una enmienda a la Constitución para modificar las atribuciones que hoy saturan a la Corte y también crear una Cámara de Casación Penal, pero se negaron a las modificaciones y pretendían que votásemos la ley completa", explicó Niven y agregó: "Esto es un frenazo por querer insistir tanto con aumentar la cantidad de jueces. Cuando una ley se da así, con todas estas objeciones, tenés que flexibilizar un poco".

Según trascendió en esa negociación con el radicalismo, el interlocutor fue el ministro de Gobierno Dalmiro Garay.

La postura demócrata se confirmó en la noche del lunes, cuando se reunieron con referentes del Frente Renovador, la Coalición Cívica y el partido Fe y entre todos emitieron un comunicado. "Se discutió si con esta postura se iba a romper el frente y creímos que no, que con esto se aportaba a la discusión", señaló el diputado demócrata. El documento tuvo la firma de Gustavo Gutiérrez, Guillermo Pereyra y Clemente Montaña.

Acercando posiciones
En medio de las consultas a los diputados aliados al radicalismo, el referente del PRO Pablo Priore se mostró cauteloso y deslizó: "Lo menos simpático del proyecto es la ampliación de 7 a 9 de los integrantes de la Corte", pero adelantó que tomaría una postura partidaria, luego de la reunión que mantendrían integrantes de su partido con los legisladores Juan Carlos Jaliff y Néstor Parés, el ministro de Gobierno, Dalmiro Garay, y el subsecretario de Justicia Marcelo D'Agostino, para que explicaran las intenciones del proyecto.

El cónclave que se realizó en la sede del PRO, en Ciudad, se leyó como un buen gesto de los radicales y si bien nadie se animó a adelantar cuál sería la posición del partido amarillo, sí dejó entrever: "Hay mayor predisposición que antes", adujeron algunos presentes.

Comunicado de aliados . "Los problemas de demora en la administración de justicia se solucionan con otras modificaciones legales, no con sumar más integrantes a la Suprema Corte. Si no fuera así, ¿cuántos miembros debería tener el más alto tribunal de justicia de la Argentina? ¿Cincuenta? ¿Cien?", dice el documento que firmaron la Coalición Cívica, el partido FE, el PD y el Frente Renovador.
Fuente:

Más Leídas