Mendoza Mendoza
domingo 12 de noviembre de 2017

Alfredo Cornejo: "No hay nadie más poderoso que los jueces de la Corte"

También aseguró que él y Macri saben que el triunfo electoral no asegura el futuro y que en dos años la gente va a evaluar la economía.

Ganó cómodo las legislativas que casi todo oficialismo pierde y en la primera crisis grave con sus aliados políticos por el impuesto al vino salió fortalecido logrando la retractación del gobierno de Mauricio Macri. El gobernador Alfredo Cornejo habló con Diario UNO del 2019, la Corte y los juicios laborales.

–¿Cree que después del triunfo electoral Macri va a ser reelecto?
–El que crea que por un triunfo electoral tiene el cielo ganado está equivocado. Macri es consciente de eso y yo también. En estas elecciones la gente evaluó más los aspectos institucionales que la economía. En 2019 creo que van a evaluar la economía. Por lo que nadie tiene la vaca atada y menos a nivel nacional.

–¿Y usted qué va a ser en 2019, intendente, legislador, vicepresidente? ¿Sueña con ser presidente?
–No tengo una respuesta para eso porque me parecen lotes en la luna. Estoy concentrado en terminar mi gestión de gobierno con aprobación popular, que los mendocinos valoren que entrego la provincia mejor de lo que la recibí en 2015.

–¿La senadora peronista Patricia Fadel dice que usted quiere la suma del poder público por el proyecto de ley para aumentar los ministros de la Suprema Corte?
–Es realmente falaz ese argumento. No es la época de Juan Manuel de Rosas. Estamos ajustados a la Constitución, con mandato de 4 años sin reelección. Es tan falaz que no hay nadie más poderoso en la provincia que los ministros de la Corte, más que el gobernador. Tienen estabilidad constitucional, se retiran cuando quieren, no tienen obligación ni de jubilarse.

cornejo.jpg

–¿Tanto poder? ¿Acaso ha sido un obstáculo la Corte para los gobiernos mendocinos?
–No ha sido obstáculo para ningún gobierno pero la falta de liderazgo de la Corte sobre la Justicia ha hecho que no funcione bien el Poder Judicial y eso ha sido un perjuicio. No son un problema pero no suman. Solo hubo buenas iniciativas aisladas como la Justicia de flagrancia, pero no lideraron el proceso y lo que se hacía en 25 días ahora tarda un año. Les propusimos la atención vespertina y no nos contestaron. Lo impusieron por su cuenta pero nunca la instrumentaron.

–Tienen problemas para llevar personal a la tarde, no es fácil.
–No pueden porque no toman decisiones. Los jueces y fiscales son full time y el personal administrativo también. Imagínese si un día yo digo, como gobernador, que no vengo más en la tarde porque mi obligación es de 7 a 13, me verían como un loco.

–En círculos políticos y judiciales ven en el proyecto de ampliar la Corte un intento de reelección.
–Es la estupidez más grande que yo he escuchado. ¿Como sería?

–Declarando inconstitucional los artículos que la impiden valiéndose de la mayoría en la Corte.
–No había pensado en eso. Habría que declarar inconstitucional un montón de artículos, habría que pedirlo y yo, categóricamente, digo acá que no lo voy a pedir. No hay tiempo para hacerlo ni por las vías normales.

–¿Que le pasó a Macri que aflojó con el vino? ¿Un error de cálculo?
–El Gobierno nacional tiene una necesidad fiscal muy profunda, el déficit del sector público es muy grande y es insostenible la economía. En ese afán de reducirlo vieron al vino sin impuesto y metieron mano. Pero escuchan y entendieron que era poco dinero para ellos y un gran perjuicio para la provincia.

–¿Qué opina del fallo de la Corte provincial sobre la nueva tasa a las indemnizaciones laborales?
–Va a contramano de lo que está demandando la sociedad, que es que se termine con la industria del juicio. En la práctica, el que regula el juicio laboral es el abogado, casi siempre el del trabajador. Con una tasa que supera la inflación, cuanto más alargue el juicio, para el abogado, que va por sus honorarios a porcentaje, es tener un plazo fijo que paga más interés que en el banco.

–En la Corte dicen que lo han hecho así para que el empleador no especule con un juicio largo
–No se puede sacar sentencias sin saber administrar el conflicto. Lo lógico es que el empleador quiera pagar lo menos posible y que el trabajador quiera cobrar lo más posible. Administrar justicia es arbitrar entre esas dos posiciones. Lo que les conviene a ambas partes es que se resuelva rápido. El trabajador es el que más pierde a largo plazo y también el empresario, que se apalanca peor, porque agranda el costo de su empresa y de la economía.
Fuente:

Más Leídas