Diario Uno > mendocinos

Reforma de la salud en EE. UU.

"Recientemente tuve la oportunidad de hacer una experiencia en la Mayo Clinic de Phoenix, Arizonadonde viví muy de cerca ciertos acontecimientos que dividen a la opinión pública norteamericana

acerca del camino a seguir en cuanto al sistema de salud se refiere".

"Desde la campaña del electo presidente Obama se inició en Estados Unidos un debate que

hasta el día de hoy promete arduas discusiones que terminarán en una cerrada votación en la Cámara

de Senadores en poco tiempo. Ese debate se centra en la reforma del Sistema de Salud de nada menos

que la primera potencia del mundo. Asimismo esta discusión está dividiendo prácticamente en partes

iguales a una sociedad que claramente se inclina por 2 posturas diferentes".

"Desde hace ya mucho tiempo que el sistema funciona por medio de los llamados seguros de

salud. Un sistema que para una parte de la opinión pública (especialmente el ciudadano republicano)

no debiese modificarse, mientras que la otra parte se inclina por afirmar que este sistema no puede

continuar más, no al menos como funciona hasta ahora. El sistema tiene como principal

característica el acceso restringido al sistema de salud a diferentes niveles, es decir no sólo que

no poseer seguro es prácticamente un suicidio sino que además sólo una minoría accede a los mejores

centros de atención. Esto sin contar además que una parte importante de la población, 70 millones

según los cálculos, está completamente desprotegida, es decir fuera del sistema".

"Obama pretende un ingreso universal al sistema. Por supuesto que un sistema como el que

funciona en la mayor parte de los estados europeos, donde las socialdemocracias instalaron un

sistema de salud público muy fuerte, es casi imposible de pensar a corto plazo en un país como USA.

Pero para entender esto tenemos que saber que Europa fue devastada en 2 ocasiones y eso generó una

conciencia en la sociedad de que los derechos a la salud y a no padecer hambre son inalterables, y

los seguirán defendiendo a muerte. Por más que hayan habidas algunas intenciones de recortar estos

presupuestos por algunos gobiernos en los últimos años no lo han podido modificar".

"La reforma del sistema de salud es un requisito necesario para la reconstrucción de la

economía estadounidense", dijo el presidente Obama recientemente, dejando en claro cuanto se juega

en este debate el futuro de su administración demócrata. Por supuesto que tiene una recia oposición

republicana que no da el brazo a torcer hasta las últimas consecuencias: "Por qué con el dinero de

mis impuestos tengo que colaborar para que el resto de la sociedad sea atendida", ese es el

pensamiento de una gran parte de la población. O sea el sentido de la solidaridad en lo que a la

salud respecta está fuertemente cuestionado. "Tenemos los mejores centros de salud del mundo, todo

el mundo quiere venir a atenderse acá, y nosotros que somos ciudadanos no podemos acceder a la

mejor medicina", es lo que piensa gran parte del ciudadano medio estadounidense".

"Sin embargo el debate promete mucho más. Qué pasará con esos monstruos de instituciones

como: Mayo Clinic, Dana Farber, MD Anderson y demás, que prácticamente ingresan un 70% de sus

pacientes en los denominados "clinical trials" (protocolos de investigación de drogas) ¿Podrán

seguir gastando millones y millones para seguir funcionando como hasta ahora con ese altísimo nivel

de excelencia en cuanto a atención de pacientes e investigación se refiere? ¿Deberán someterse a

mayores controles regulatorios como parte de este nuevo régimen de socialización de la salud? Son

preguntas sin respuestas que ya preocupan a muchos incluyendo a los mismos investigadores".

"Ahora bien, por qué no empezar este debate en Argentina ¿Tenemos el sistema de salud que

queremos o es momento de modificarlo? Por mi parte creo que el acceso a la salud pública universal

no tiene ningún cuestionamiento y creo que la mayoría de la ciudadanía argentina no pone en duda el

sentido de solidaridad. El gran cuestionamiento es la eficiencia del sistema y la distribución de

los recursos. Ojala algún día generemos ese debate pendiente".

Dr. Flavio Albarracin

Médico Especialista en Hematología – UBA – Sociedad Argentina de Hematología

Fellowship Hematología y Trasplante "European School of Oncology"

Docente Área Hematología – Facultad de Medicina – Universidad Nacional de Cuyo

Médico Servicio de Hematología – Hospital Central de Mendoza

fhalbarracin@gmail.com