LAS COIMAS K Jueves, 30 de agosto de 2018

Pescarmona le pidió al fiscal ser imputado arrepentido

El patriarca de IMPSA lo hizo en un escrito que le presentó a Carlos Stornelli por la causa de los cuadernos.

El hombre que afirmó con algo de desdén y lástima ante unos 300 empresarios que "las chicas de 14 años se preñan para que les den unos mangos" con los planes sociales reconoció finalmente ante la Justicia que tuvo participación en el circuito de retornos ilegales de millones de dólares revelados en los "cuadernos de las coimas" y que está dispuesto a declararse arrepentido, lo que implicaría aceptar que incurrió en uno o varios delitos para beneficiarse con la obra pública del Estado nacional en la década kirchnerista.

En las anotaciones de los cuadernos, Francisco Rubén Valenti, mano derecha de Pescarmona, es mencionado como quien pagó U$S2,8 millones a funcionarios K en concepto de retornos.

Enrique Pescarmona presentó un escrito al fiscal federal Carlos Stornelli, en el que le manifestó que está dispuesto a "colaborar" con la investigación penal de los cuadernos y a ofrecerse como imputado arrepentido, tal cual confirmaron fuentes de la Justicia porteña.

La oferta de Pescarmona llega después de que Valenti, ex CEO de IMPSA (Industrias Metalúrgicas Pescarmona SA) ampliara su declaración durante 48 horas y fuera aceptado anoche como arrepentido por el fiscal Stornelli. Ahora debe esperar que el juez Claudio Bonadio ratifique esa condición. Si es así, Valenti obtendrá la libertad bajo fianza.

En tanto, don Enrique Pescarmona, "prócer" del empresariado mendocino, histórico dueño de IMPSA, sobre la que perdió el control hace un año tras quedar al borde de la quiebra y de la que aún es el accionista individual mayoritario, apenas está empezando el proceso de Valenti y deberá declarar para conformar a los investigadores.

Hace casi dos años, el 30 de noviembre de 2016, en el coloquio de AEA (Asociación de Empresarios Argentinos), Pescarmona se quejó de la falta de formación de los trabajadores, de la política de los planes sociales y, sin filtro, bramó que las adolescentes que estaban saliendo de la niñez (14 años) se embarazaban a propósito para poder cobrar después la asignación universal hijo.

Su afirmación generó un escándalo nacional parecido al de Abel Albino con el debate del aborto, los profilácticos y el sida.

Nunca quedó claro si lo apenó la realidad de esas chicas a las que se refería o lo dijo por puro prejuicio. Tampoco le quedó margen para aclarar. Tiempo después se arrepintió públicamente.

Ayer fue nuevamente noticia nacional y volvió a arrepentirse por uno de los casos de corrupción más grande de la historia argentina.

Nada se sabe sobre qué empujó a Enrique Pescarmona a esta decisión. No estaba imputado en la causa judicial ni tampoco había un decreto de avoque a su nombre, que es el primer acto judicial que habría revelado que estaba siendo investigado. Si estaba mencionado en "los cuadernos de las coimas".

Se desconoce si lo hizo porque Valenti precipitó su decisión de hablar a cambio de la libertad y el mismo status judicial de arrepentido.

Algunos abogados penalistas consultados en off por Diario UNO ensayaron la opción de que se trate de una estrategia defensiva armada.

Especulan con que la presentación de Pescarmona, a sabiendas de que tarde o temprano sería acusado, vendría a garantizar el acceso de Valenti a la condición de arrepentido, abriéndole la puerta también a él al ponerse a disposición.

En Buenos Aires juegan las ligas mayores del mundo penal y no es de extrañar que todo esté friamente calculado.

Más noticias