Diario Uno > Hockey sobre patines > Oscar Oruez

Oscar Oruez, una institución de Murialdo, deja la actividad deportiva

El expreparador físico no seguirá en la coordinación de ese club. Tiene una rica trayectoria: se destacó en hockey y trabajó en los viejos Nacionales de fútbol

Oscar Oruez (81) cumplió otra etapa de su vida, ya que no seguirá en la coordinación deportiva del Leonardo Murialdo. El expreparador físico tiene una rica trayectoria, ya que además de destacarse en el hockey sobre patines en el Canario, trabajó en los viejos Nacionales de fútbol en Atlético San Martín y Gimnasia.

Sin embargo, Oruez, seguirá vinculado al colegio de la entidad, y así seguirá recorriendo los pasillos de la institución de Villa Nueva, a la que tanto amor le tiene.

Te puede interesar...

"Tengo la suerte de estar en contacto con mi nieto, Valentín Grimalt, campeón del mundo con la selección argentina. Un día me dijo: 'estás loco, esa no es tu segunda casa es tu primer hogar'. Mi vida ha sido Murialdo, entré al colegio con 19 años y salí siendo abuelo. Soy un agradecido al club, pude criar a mis hijos, pude trabajar con mi hijo y tuve a mi nieto, que me dedicó el título mundial de Francia", le dijo este martes a Ovación.

"Ya llevaba 49 años en el club, había hablado en familia de poder dejar un poco las actividades, pero me resultaba muy difícil. En cierta manera esta cuarentena me apuró con eso, supe lo que era estar en mi casa y compartir con mi familia, porque siempre he estado muy ocupado", dijo.

Luego contó qué actividad realizará ahora. "En un principio me negaron el permiso, dijeron que tomara unas vacaciones, pero yo tenía la decisión tomada. Anoche hubo una asamblea general, el Padre Patricio tomó el micrófono (soy jubilado del colegio, donde estuve 53 años como Regente) y me dijo que no quería que me desvinculara ni del colegio ni del club y que me nombraba integrante del Consejo Superior del colegio", contó.

Oscar-Oruez-1.jpg
Oscar-Oruez-2.jpg
Oscar-Oruez-3.jpg
Oscar-Oruez-4.jpg

Sus comienzos

"Estaba dando clases de educación física en la primaria del club y un señor que se llamaba Ramón Roldán me pidió que si le podía dar una manito en la parte física -con Abel Caram- a Murialdo, que debía jugar cuatro partidos y no quería irse al descenso. Después me contrató Atlético Argentino, donde estuve 10 años", relató sobre sus inicios en el deporte.

"Después Jorge Julio, que puedo decir que fue mi padre deportivo, me llevó a los Nacionales con San Martín -donde estuve tres temporadas- y pasamos con él a Gimnasia, donde estuve cinco años. Me cansé porque teníamos que estar mucho tiempo concentrados", afirmó.

Luego contó cómo fue estar con Juan Gilberto Funes en el Lobo. "Al Búfalo Funes lo trajeron de San Luis y estaba terriblemente gordo. La comisión directiva, que estaba integrada por Samuel Kolton, Luis Percarmona y el ingeniero Nazar, me pidió que intensificara los trabajos con él", destacó de esa hermosa etapa en el club del Parque.

"A Juan lo hacía desayunar y almorzar en mi casa y lo entrené hasta que logró el peso ideal, que era de 91 kilos. Hicimos una amistad muy grande con Funes. El Lobo trajo de Argentino a Zolorza, Quintana, Ereros, tenía dos arqueros (Reggi y Tamagnone) y estaba el Chupete Badía. Estuve con Julio, el Nene Fernández y Víctor Legrotaglie y se lograron muchos triunfos", señaló

Posteriormente se dedicó al deporte del stick. "Después me llamó Murialdo para coordinar con el profesor José Luis Nena. Pusieron el hockey sobre patines, no había presupuesto y le dije que lo iba a hacer yo. En ese torneo salimos campeones", recordó.

"En el '91 y 93 salimos campeones argentinos con Murialdo: en el primer campeonato ganamos el primer título para Mendoza y la final, que fue en Huracán de Parque Patricios, la transmitió Canal 7 de Mendoza. Teníamos un equipo muy importante, con Cachi Pérez, Rodrigo Marón, Vianna, Cantero, Rigazzi y Perea (el actual DT canario)", dijo.

Por último recordó a quienes lo llevaron al Canario. "Quien me llevó al club fue el papá de Adrián Guzmán (el Lalo), junto a Antonio Igual y el papá de Videla (fue jugador del club). Por eso siempre los recuerdo", finalizó.

Su familia

La familia de Oscar Oruez -es oriundo de Tunuyán- está integrada por su esposa, Nélida y por sus hijos -son todos son profesores de educación física-: Patricia (la mamá de Valentín Grimalt), de 55 años; Mauricio (53) y Cecilia (51). Tiene cinco nietos y un bisnieto.

"Nuestro hockey le debe mucho a él"

"Tengo un afecto especial por el viejo, como cariñosamente lo llamaba, me inculcó siempre la disciplina y el respeto en todos los ámbito de la vida y la empatía por sobre todas las cosas, desde mi época de secundaria en el colegio Murialdo, como entrenador y muchos años después como dirigente del club. ¡Es una gran persona con todas las letras! Nuestro hockey sobre patines le debe mucho a él", dijo Adrián Guzmán, dirigente de hockey de la entidad murialdina.