Diario Uno Handball Leonel Maciel
Handball

Leonel Maciel, el otro Leo que jugará en el Barcelona

Leonel Maciel, arquero de la selección argentina de handball, es nuevo jugador del Barcelona, uno de los mejores equipos del mundo

Por UNO

Leonel Maciel, arquero de Los Gladiadores, fue oficializado este jueves como nuevo jugador del Barcelona, considerado el mejor equipo del mundo.

El arquero de la selección argentina de handball firmó por una temporada con el club catalán y llega para reemplazar la salida del danés Kevin Möller.

El bonaerense, de 32 años, fue elegido por Barcelona, considerado el equipo más poderoso del handball mundial, para ocupar el puesto hasta la llegada en 2022 del danés Emil Nielsen.

Barcelona será el cuarto club en España para Maciel, quien desde 2017 jugaba en el Ciudad Encantada y previamente se desempeñó en Zamora (2015-17) y en Pilotes Posada (2009-11).

En Argentina, Maciel jugó en Dorrego, SAG Polvorines y SAG Villa Ballester.

leonardo-maciel.jpg
Leonel Maciel será el arquero del Barcelona.

Leonel Maciel será el arquero del Barcelona.

Leonel Maciel protagoniza de uno de los pases más importantes de la historia del handball de nuestro país al concretar su llegada al Barcelona, club que en la temporada 2007/08 tuvo a Eric Gull y que 13 años después contará con los servicios de otro argentino.

El arquero de 1,92m. de altura tuvo una gran actuación en el Mundial de Egipto este año y se prepara para disputar los Juegos Olímpicos de Tokio con Los Gladiadores.

En Barcelona tendrá la difícil misión de defender los títulos de la Liga Asobal, de la Liga de Campeones de Europa y la última Super Globe.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCQyJdeNNnsr%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAF26OnZC5StU8AqWixGMTRZBzd1BtQZCZBANHUy5LaPaOAKRTA13TsRiEWeodhzNYmE8YeULCznugjmaWyPRuT2SZBOZBc65MZBZBUDc4ZBM7NcINLDZBlXlE1I2GQ7zQAnr6FOIZCOiZCS5ZAUeZC5TjXAsMZD
View this post on Instagram

A post shared by Leo Maciel (@40leomaciel)

La carta de Leonel Maciel

Bueno, tengo este texto atravesado hace unos meses y sin embargo sólo pareciera llegar hasta acá. Una pulsión literaria me lleva a querer escribir o al menos a imaginarme en esta situación. ¿Pero qué puedo llegar a decir cuando la noticia es que voy a jugar para el FC Barcelona la próxima temporada?

Todavía no pude sentarme a despedirme de Cuenca y siento que algo se aceleró a 1.5x como los audios de whatsapp. ¿Hablo del playón de Dorrego? ¿Del 28 y el Sarmiento? ¿Qué voy a explicar sobre las vueltas del destino en una carrera como la mía repleta de frustraciones y éxitos a partes iguales? .

Intentaré esquivar las preguntas sin respuesta y proponerme frenar a disfrutar cada frame de la peli que me viene pasando por la cabeza en los últimos meses. “Lo que de veras fue, no se pierde; la intensidad es una forma de eternidad”.

Quizás no sea el momento de poder escribir y esta pulsión si pueda tomar forma en un futuro, alejado de las canchas y el vértigo, de la intensidad, las despedidas, las lágrimas y los abrazos.

Me subí a una montaña rusa de emociones fuertes desde que pinté la naranja mecánica en la puerta de mi santuario y partí el alma en mil pedazos y lugares. Morriña y meditación. El arbolito de San Julián.

Sospecho que esta aceleración tal vez me inhiba, que pasar un domingo leyendo en el Park Güell quizás sea mucho para mi. Que esta fuckin forma de vivir la vida me va a resultar difícil poder compartirla sin llorar o además quedar como un pedante.

¿A quién le escribo ahora que me asusta el auditorio? A todxs y a ningunx. Pero en especial a esxs que me devolvieron el mate, lxs que compartimos estrellas fugaces o una charla descontextualizada de esas que raspan el costadito del corazón. Eran cinco hermanos que decían quiero ir a las estrellas.

Destino Barcelona, ahora a ponerse el traje del 40 y meterle más duro que nunca.

We are such stuff as dreams are made on. Gracies a tots, lxs quiero mucho