policiales - Guaymallén Guaymallén
miércoles 01 de noviembre de 2017

Entradera en Guaymallén: "Fingí convulsiones para que no me peguen más"

Un hombre de 78 años relató la pesadilla que vivió este martes en su domicilio, cuando dos ladrones armados le sacaron $200.000 y varias joyas de oro.

Ni la plena luz del día, ni el fluido tránsito de la calle Urquiza, ni actuar a cara descubierta, ni la edad de las víctimas. Nada intimidó a dos ladrones que en la tarde del martes asaltaron violentamente a una pareja de ancianos en el departamento de Guaymallén.

"Así estaba saliendo cuando me agarraron", comenzó relatando Hugo Sosa, de 78 años, mientras abría la puerta del portón de madera que da a la cochera de su domicilio. Eran aproximadamente las 16, cuando el hombre salió a la vereda de su domicilio y fue abordado por un delincuente: "Era joven y fortachón", describió.

El malviviente lo obligó a ingresar al domicilio y cerró la puerta un cómplice. Pese a recibir un fuerte golpe en el cráneo, probablemente con la culata de la pistola que portaban los asaltantes, Sosa decidió resistirse. "Nos trenzamos y caímos arriba del capot de la camioneta -una Fiat Adventure- que estaba estacionada acá adentro. Me puse de pie, me seguí resistiendo y me encajaron otro golpazo en la cara", narró la víctima.

En ese momento cayó al suelo y decidió cambiar la estrategia defensiva: "Fingí una convulsión para que no me peguen más. Ellos me decían: '¡te estás muriendo, viejo hijo de puta!'". Pese a esto, los malhechores continuaron avanzando hacia el interior de la vivienda y se toparon con la esposa de Sosa, Elisa Bertoti, de 82 años. A la mujer le tiraron los pelos, la arañaron y le pusieron la punta de la pistola en su boca.

Para las víctimas no hay duda de que todo fue planeado: los ladrones fueron directamente al lugar donde guardaban sus joyas de oro -dos relojes, medallas y cadenas- y 200 mil pesos en efectivo. "Eran los ahorritos de mi infancia. En un momento dejé de fumar y guardaba plata diciendo: 'estos dos pesos no los fumo'. Siempre fui de ahorrar plata", recordó.

Antes de huir, los asaltantes encerraron a los ancianos en una habitación: "No me ataron ni nada. Me tuvieron un poquito de respeto porque supuestamente estaba convulsionando".

Con el botín en sus manos, los individuos se subieron a la camioneta del matrimonio, abrieron el portón y huyeron a toda velocidad. "Nadie se dio cuenta de nada. Solamente al vecino de enfrente le llamó la atención que la camioneta saliera tan rápido", manifestó el hombre.

Cerca de las 18, comenzó el fin de la pesadilla. Sosa logró escapar de la habitación por una ventana y desde el interior de su casa comenzó a pedir ayuda a los transeúntes, aunque recibió poca atención: "Entonces agarré una llave del portón que tenía escondida, salí, me crucé a la carnicería -ubicada a pocos metros- y ahí llamaron al 911".

Luego, el procedimiento de rigor: llegada de los uniformados, levantamiento de pruebas por parte de Policía Científica y constancia de las lesiones que recibieron las víctimas. Aunque ya será tarde para recuperar el dinero que la pareja ahorró durante toda su vida y perdió en cuestión de dos horas.

El caso está siendo investigado por el fiscal de Robos Agravados Galdo Andreoni. Fuentes ligadas a la causa mencionaron que no hay sospechosos detenidos ni identificados en las primeras horas de la investigación. El rodado sustraído fue encontrado totalmente incendiado una hora y media después en la intersección de Jorge Newbery y Paso Hondo, de Las Heras.

Fuente:

Más Leídas