Diario Uno > Fútbol > Sebastian Coltescu

Sebastian Coltescu, el turbulento juez del incidente racista

El árbitro del incidente racista en el PSG-Basaksehir de la Champions League tuvo dos intentos de suicidio y varias polémicas en su carrera futbolística

El partido entre el Istambul Basaksehir y el PSG debió ser suspendido luego que los futbolistas del equipo turco se negaron a seguir jugando si no se cambiaba el cuarto árbitro, quien tuvo palabras discriminatorias para un asistente de su plantel. Pierre Webó, asistente del Basaksehir que dirige el turco Okan Buruk, responsabilizó al cuarto árbitro Sebastian Coltescu de haberlo llamado "negro", cuando le estaba hablando al juez principal Ovidiu Hategan, todos de nacionalidad rumana.

El colegiado oriundo de Craiova, de 43 años, fue el protagonistas de un escándalo que ocupó las primeras planas de todos los medios del mundo y empezaron a conocerse algunos detalles de su vida. Y esta polémica en el PSG-Basaksehir solo se ha convertido en un capítulo más.

Te puede interesar...

Comenzó a dirigir en 1996 y su camino en la élite inició una década más tarde, aunque rápidamente fue castigado por algunas actuaciones y fallos polémicos. Al año siguiente fue relegado a la Segunda división rumana y perdió su condición de internacional. Volvió a subir a la Primera en 2008 y cinco años después regresó al plano continental. Según la prensa de su país, en esa etapa de castigo deportivo tuvo hasta dos intentos de suicidio. El segundo fue el 3 de octubre de 2008, cuando intentó lanzarse por la ventana de un tercer piso, pero fue salvado a tiempo por un equipo de rescate.

Actualmente su carrera tampoco está en un buen momento. De hecho, la Federación rumana ya lo había excluido de su lista de árbitros internacionales. Llegó a dirigir un partido de fase previa de la Europa League, un Atlético-Galatasaray de la Youth League y fue cuarto árbitro en el más reciente Shakhtar-Real Madrid. Justamente, el PSG-Basaksehir iba a ser su último partido de una competición europea.

Sebastian-Coltescu-arbitro-rumano-racismo1.jpg

En su país, lo han tildado como un colegiado problemático. Uno de sus partidos más famosos fue en 2013, cuando expulsó a siete jugadores y sacó 13 tarjetas amarillas en un partido entre Petrolul y Gaz Metan, donde la temperatura subió tanto que terminó agarrando del cuello a un jugador. Otras de sus actuaciones más controvertidas fue en 2015, cuando anuló tres goles al Steaua Bucarest contra el Astra y perdonó la expulsión muy evidente a uno de los futbolistas.

Este año también tuvo que atravesar algunos problemas personales. En agosto su padre murió de cáncer y se enteró en el vestuario tras un partido de la liga rumana. Su madre falleció el año pasado por la misma causa. Además, tuvo que atravesar recientemente un divorcio con la madre de su hija de 13 años.

https://twitter.com/juliovilchez82/status/1336426244586565633

El partido finalmente se reanudará este miércoles y sin la presencia de Sebastian Coltescu ni el resto del cuerpo arbitral. La UEFA decidió cambiar a las autoridades y disputar los 75 minutos restantes a las 18:55 hora local (14:55 Argentina). El marcador estaba 0-0 y el cuadro francés necesita ganar para clasificar a los octavos de final junto al RB Leipzig.