En algunos países el fútbol comenzó a tener presencia de hinchas en las gradas luego que la pandemia del coronavirus evitara todo tipo de aglomeración de gente en los distintos espectáculos masivos. El mundo cambió, sin embargo en el ambiente del fútbol los fanáticos no cambian y sigue insultando a los jugadores.

Te puede interesar...

Un hecho poco común se vio al finalizar un partido por la Copa de Alemania. El Dynamo Dresden, conjunto de Tercera División, se impuso por un contundente 4-1 al Hamburgo, de Segunda, en un encuentro muy caliente.

Uno de los jugadores que más caliente terminó fue Toni Leistner. El defensor, natural de Dresden, ex jugador del Dynamo y actualmente en el Hamburgo, soportó durante todo el encuentro que un hincha lo insulte constantemente, algo que le hizo perder los estribos.

Toni-Leistner-ataco-a-un-hincha1.jpg

Al finalizar el encuentro, Leistner se encontraba en el campo de juego brindando una entrevista y los insultos no paraban. Se hartó y subió a las gradas para buscar a ese aficionado, al que empujó fuertemente entre gritos.

Los espectadores presentes intentaron separarlo, hasta que los servicios de seguridad del estadio lograron que saliera de esa zona. Las imágenes fueron captadas por varios fans que estaban allí.

https://twitter.com/rautenperle/status/1305586790854778882

Ahora Leistner se enfrenta a una dura sanción, que tendrá que decidir la Federación Alemana.

Muchos se acordaron de la gran patada de Éric Cantona a un ultra

Dicho episodio memoró la celebre patada de Éric Cantona el 25 de enero de 1995, cuando fue expulsado tras hacer una entrada al guardameta del Crystal Palace, Richard Shaw. Luego, un aficionado del equipo rival, llamado Matthew Simmons, le gritó desde la grada de Selhurst Park: “Vete a tu país, bastardo”. Sin titubear, el delantero francés corrió hacia él y le dio una patada voladora en el pecho.

A Cantona que le costó nueve meses de sanción, 120 horas de trabajos comunitarios y una multa de 30.000 dólares.

Embed