Diario Uno > Fútbol > Simeone

Qué dijo Simeone tras el nuevo hito en Atlético de Madrid

El entrenador de Atlético de Madrid reconoció que "no es fácil" tener siempre "regularidad y estabilidad" y que por ello "hay que ganar"

El entrenador de Atlético de Madrid, Diego Simeone, reconoció que "no es fácil" tener siempre "regularidad y estabilidad" y que por ello "hay que ganar", pero que desde que llegó al club "colchonero", donde este miércoles cumplió 500 partidos como su entrenador, siempre fue "partido a partido".

"Tener regularidad y estabilidad en el dominio, la presión y las situaciones de gol no es fácil porque el rival también juega, compite y tiene necesidades. Por eso, el día que estamos menos finos de cara al juego como hoy, lo importante es vencer", explicó Simeone en la conferencia post victoria por 1 a 0 sobre Getafe.

Te puede interesar...

El conjunto madrileño no fue vencido en los últimos 14 años por Getafe, que en ese lapso en que se enfrentaron 18 veces, tampoco pudo marcarle un gol.

https://twitter.com/Atleti/status/1344402922453528580

"Esas son cosas que pasan. Creo que nosotros estuvimos también 14 años sin poderle ganar al Real Madrid, pero siempre hay un día que puede cambiar esa historia", destacó.

"Desde que llegué aquí les dije a los dirigentes que quería ir partido a partido, porque no entiendo otra manera de ver el fútbol que sea la de sentir que cada uno es el último que voy a jugar", remarcó en declaraciones que replicó la agencia de noticias DPA al referirse a los 500 cotejos con el Colchonero.

En la conclusión de la charla con la prensa volvió a lamentar la suspensión del defensor inglés Kieran Trippier, a la que calificó de "sumamente injusta" porque la "única beneficiada con la sanción es la Federación de su país".

"No hablamos todavía con sus directivos pero en estos días nos comunicaremos porque es un jugador importante para nosotros y esperamos que se pueda revisar esta situación, porque Atlético paga por algo en lo que no tiene nada de participación", remarcó.

Trippier, de 30 años, fue suspendido por 10 semanas y se le aplicó una multa de 77.000 euros por infringir la ley de apuestas que rige a nivel global, precisamente en julio del año pasado, cuando se estaba marchando del Tottenham Hotspur para sumarse a Atlético Madrid. El futbolista nacido en Bury negó todos los cargos que se le imputan.